Isidro de la Cal intenta con un ERE salvar a la empresa de la desaparición

La caída de ventas y la falta de liquidez llevan a la empresa a redimensionarse de nuevo


redacción / la voz

La dirección de Isidro 1952 -empresa resultante de la evolución de la mayorista de pescado fresco Isidro de la Cal hacia la transformación de productos marinos- comunicó ayer a los representantes de los trabajadores, clientes y proveedores su intención de presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) para redimensionar la compañía y adaptarla a su situación actual en el mercado. Es, a entender de la propiedad, la única forma de evitar la desaparición de la firma.

A cuántas de las 225 personas que componen la plantilla afectará el ERE es algo que todavía se desconoce, según fuentes de la empresa. Estas indicaron que, una vez anunciada la decisión, «se abre ahora un período de negociación y escucha a los representantes de los trabajadores» para abordar un proceso en el que, aseguran, se estudiará «caso por caso» para ajustar la plantilla al volumen de ventas actual. Las mismas fuentes apuntan que tratarán de garantizar «cuantos más puestos de trabajo mejor».

Porque los gestores continúan creyendo en el proyecto. Ese que tiene la línea de elaboración de sushi y de platos preparados, así como de productos en atmósfera modificada y otros que generan valor añadido, como negocio principal. Pero los acontecimientos del último año hacen perentoria una reestructuración.

En el 2018, Isidro 1952 facturó 40 millones. Son datos que proporciona la compañía, pues las últimas cuentas oficiales son del 2017 y el volumen de ventas entonces era de 27,4 millones. En ese documento también figura que, ese año, la plantilla estaba compuesta por 147 personas, cuando actualmente están en nómina 225 empleados. La explicación que ofrecen desde la empresa es que se absorbió como personal fijo a trabajadores que hasta entonces estaban subcontratados o pertenecían a empresas de trabajo temporal. Pero esa operación que se abordó tanto para favorecer a los trabajadores como por las ventajas financieras que tenía para la propia compañía coincidió con un momento de bajada de ventas y, por tanto, de caída de la producción.

La crisis de Dia, cliente de su línea de sushi, influyó en la caída de la facturación Así, aunque la línea de producción de sushi «funciona bien» -y, de hecho, continúa siendo la gran esperanza de la compañía- la irrupción de otros competidores en ese terreno y el traspié de alguno de sus clientes torció los renglones que había escritos. Los destinatarios del sushi que sale de las líneas de Isidro 1952 en el polígono del Espíritu Santo (Cambre) son, principalmente, Eroski, Lidl y Dia. Y a nadie se le escapa las dificultades en las que se ha visto esta última cadena de distribución este año, justo en el que han caído las ventas de la empresa.

La firma traslada a proveedores y clientes que sigue abierta y en activo 

No ha sido, desde luego, una decisión fácil la de aplicar un ERE en la empresa. Hace tiempo que se estaba intentando evitar esa salida, adaptando turnos de trabajo a la vez que se buscaba la entrada de capital en la compañía. Pero las negociaciones con los fondos de inversión que tenían a Isidro 1952 en el punto de mira no fructificaron. Y aunque los esfuerzos por reducir la deuda con la que nació la compañía han tenido relativo éxito -de los casi 80 millones con que nació la nueva compañía se ha bajado a los 27 con que se cerró el 2107-, una falta de liquidez que la firma no consiguió atajar a través de las entidades financieras, unida a la caída de las ventas en el último año, han abocado a una resolución que la dirección ve «como la única alternativa posible para garantizar la continuidad».

Los gestores de Isidro 1952 confían en salir adelante con la reestructuración porque «contamos con un personal cualificado, disponemos del conocimiento adecuado y nos empuja una trayectoria que no solo es historia, sino también presente en cuanto a capacidad tecnológica, de innovación y desarrollo de producto», apunta la compañía en un comunicado. En el mismo que asegura que Isidro 1952 sigue firme en el propósito de ser «una empresa referencial y pionera en el sector de elaboración, transformación y comercialización de productos del mar». Y así se lo han trasladado a proveedores y clientes: que la empresa sigue abierta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Isidro de la Cal intenta con un ERE salvar a la empresa de la desaparición