Galicia perdería 86 millones con el recorte de cuotas que plantea Bruselas

Quintana se propone negociar «a cara de can» para revertir la reducción de cupos


santiago / la voz

Desde los 15 millones de euros que perdería la flota del cantábrico-noroeste y Gran Sol, que tiene la merluza como una de sus especies objetivo, hasta los 13 millones que se dejarían de ingresar los buques que viven de la pesquería del jurel. Y a eso todavía hay que añadir la merma en las lonjas, los puertos y la industria. El Gobierno gallego estima que la propuesta de totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas que plantea la Comisión Europea para el año próximo tendría un impacto de más de 86 millones en la economía gallega, toda vez que 64 de las 81 ramas de actividad están directamente relacionadas con la pesca. Son las cifras que aportó la conselleira de Mar, Rosa Quintana, durante su comparecencia ante el Parlamento, donde aseguró que trabajará junto al Ejecutivo central en Bruselas para «revertir» los recortes propuestos.

Quintana volverá a representar a las comunidades autónomas en la reunión que el Consejo de Ministros de Pesca celebrará los días 16 y 17 de este mes para fijar las nuevas cuotas de captura. Es una negociación determinante para la flota gallega, donde se juega buena parte de su viabilidad en solo unas horas, aunque la conselleira intentó desmontar la imagen del «mercadeo persa» y hacer valer todo el trabajo realizado en los meses previos para convencer con argumentos científicos a las autoridades comunitarias de que es posibles suavizar algunos recortes.

De los 72 cupos de captura de especies establecidos para el Atlántico, las aguas en la que faena la flota gallega, solo en 13 mejoran las posibilidades de extracción en la propuesta que hace Bruselas. Otros 19 TAC se mantendrían igual, mientras que los 40 restantes experimentan una corrección a la baja, con tijeretazos de entre el 41 y el 50 %, según las zonas, que se le daría a la pesquería del jurel o la prórroga del cierre de la pesca de cigala en el Cantábrico.

El PSOE demanda a la Xunta «lealdade institucional» con el Gobierno para negociar ante la UE Entre tantas sombras también hay algunas luces, como los incrementos de cuota de entre el 7 y el 8 % para el rape en el golfo de Vizcaya y el oeste de Irlanda o la mejora del 12 % del cupo de rapante en aguas ibéricas, incremento que se limitaría al 3 % en el caso del Gran Sol. Rosa Quintana considera que también hay datos positivos, relativos a la recuperación de la biomasa, para demandar aumentos de cuota de merluza y caballa.

Recorte para 3.700 tripulantes

La representante de la Xunta se comprometió a negociar «a cara de can» para defender los intereses del sector, pues la propuesta de Bruselas recortaría de manera sustancial los ingresos de 3.700 tripulantes gallegos, produciría una merma de ingresos de 46.000 euros en cada buque de arrastre de litoral. El impacto directo en el sector pesquero sería de casi 37 millones de euros, que se doblaría hasta los 86 millones en el conjunto de la economía gallega.

La oposición valoró de forma desigual la comparecencia de la conselleira de Mar. Desde el PSOE -que gobierna en España y liderará la negociación en Bruselas- la diputada Patricia Otero pidió «lealdade institucional» a la Xunta para «ir da man» con el Gobierno en la negociación. Xan Xove (Común da Esquerda) exigió a la Xunta una «actitude proactiva» para dotarse de mayores mecanismos de cogestión con el sector, y Montse Prado (BNG) se lamentó de que Galicia no tenga «nin voz nin veto nin voto» en esta negociación.

Desde la tribuna de invitados escucharon a intervención algunos representantes del sector, como José Blanco, de los cerqueros de Acerga, que lamentó la falta de medidas de la Xunta en un año en que las ventas de jurel cayeron un 40 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Galicia perdería 86 millones con el recorte de cuotas que plantea Bruselas