La escasa cuota de bacalao de Gran Sol amaga con estrangular a la flota gallega

Madrid traslada a Bruselas su malestar por los recortes en cuotas bien gestionadas


redacción / la voz

La flota gallega no solo debe preocuparse de los recortes que la Comisión Europea propone para alguna de sus especies objetivos, como la merluza o el jurel. También sufre los efectos colaterales de otras rebajas de cupos que ni le van ni le vienen. Es el caso del bacalao del mar Céltico. España nunca lo pudo pescar porque jamás tuvo cuota. Pero desde que está en vigor la obligación de desembarque (OD) no le queda más remedio que desembarcarlo y venderlo si lo captura. Eso sí, cuota sigue sin tener. Y eso convierte al bacalao de Gran Sol en una de las especies de estrangulamiento (choke species) que amenazan a la flota con el amarre.

Ese riesgo fue explicado ayer por la secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, al director general en funciones de Asuntos Marítimos y Pesca (DG-Mare), Bernhard Friess, al que expuso la necesidad de mantener el año que viene los mecanismos de flexibilidad adoptados para este ejercicio, dado que, de otra manera, «la propuesta para el bacalao del mar Céltico, con una cantidad muy reducida, puede poner en riesgo» el trabajo de la flota.

Villauriz también trasladó el desacuerdo del Ministerio de Agricultura y Pesca español con la sugerencia de totales admisibles de captura (TAC) y cuotas para el 2020 que el Ejecutivo comunitario puso sobre la mesa la semana pasada. Un rechazo que se sustancia en el recorte de la merluza, la rebaja para el jurel y la veda para la cigala, además de las medidas relacionadas con el esfuerzo pesquero del Mediterráneo.

La secretaria general de Pesca expuso que España siempre ha apoyado que las propuestas se basen en informes científicos. En ese caso los del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES). Y sigue comprometida con la sostenibilidad. Pero subraya que esta no es solo biológica, sino que tiene otras dos vertientes: «Es preciso defender la sostenibilidad económica y social de las distintas pesquerías, así como la necesaria estabilidad para el sector de los niveles de TAC que se aprueben», señala el ministerio en un comunicado.

España recuerda que las especies objetivo de su flota se explotan en niveles sostenibles Por eso que pedir esfuerzos extraordinarios a una flota como la española, que consiguió tener todas las especies de su interés en el rendimiento máximo sostenible (RMS) un año antes de lo exigido, no cabe en los planes del Ejecutivo español. Así es que, como anunció Villauriz, España va a pedir que se aplique «el valor más favorable a nuestros intereses, que permita un justo equilibrio entre los tres pilares de la política común de pesca (PCP), siempre en el marco de una gestión responsable y sostenible de los recursos pesqueros.

Visión de las oenegés

Mientras España intercedía por suavizar los tajos que Bruselas busca para sus especies objetivo, un grupo de oenegés medioambientalistas denunciaban que la Comisión está actuando «demasiado poco y demasiado tarde» para conservar y salvaguardar las poblaciones de peces del Atlántico nororiental y frenar la sobrepesca. Además, aseguran que la propuesta no va «lo suficientemente lejos» para restaurar todas las poblaciones por encima de los niveles sostenibles y cumplir con el ya inminente plazo de 2020 para poner fin a la pesca excesiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La escasa cuota de bacalao de Gran Sol amaga con estrangular a la flota gallega