Un total de 46 países ratifican en España un pacto contra la pesca ilegal

Entre los firmantes están Estados azotados por esa lacra como Liberia o Santo Tomé


redacción / la voz

Un total de 46 países han firmado la llamada declaración de Torremolinos, por la cual ratifican su compromiso con la seguridad de los pescadores y con la lucha sin cuartel contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Entre los Estados implicados, Liberia, Santo Tomé y Príncipe y las Islas Cook. Así quedó de manifiesto este lunes en la ciudad malagueña que da nombre a la declaración -de índole política, no vinculante jurídicamente-, y en la cual se desarrolla la conferencia ministerial sobre seguridad de los buques pesqueros y la pesca ilegal organizado por la Organización Marítima Internacional (OMI). El primer objetivo del encuentro era recabar el apoyo de los países para impulsar definitivamente el acuerdo de Ciudad del Cabo del 2012 para erradicar la pesca ilegal.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, lanzó un llamamiento a todos los estados miembros a ratificar el pacto, ya que, a su juicio, «no hay excusa para que mantengamos esta situación de vacío». «Hoy debemos finalizar un viaje que dura demasiado tiempo; no hay tripulación que sea capaz de resistir un período de embarque que supera ya los 40 años, ni tan siquiera los valientes marinos que hace 500 años participaron en la expedición comandada por Magallanes y Elcano».

«Afrontamos una nueva oportunidad para impulsar definitivamente la entrada en vigor del acuerdo de Ciudad del Cabo del 2012 y para combatir la proliferación de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentaria». Ábalos recordó que Torremolinos fue testigo en dos ocasiones de los intentos de la comunidad internacional por dotar al sector de un marco jurídico internacional en materia de seguridad de los buques pesqueros de eslora igual o superior a 24 metros. En este punto, Ábalos destacó que la falta de aplicación «de estas condiciones mínimas de seguridad a lo largo de estas cuatro décadas son más que evidentes», refiriéndose a la alta siniestralidad en el sector, por las condiciones peligrosas de trabajo a las que se tiene que enfrentar dicho personal, las cuales «se ven agravadas cuando los buques pesqueros están mal proyectados, construidos y mantenidos; o cuando sus tripulaciones carecen de los elementos básicos en materia de formación».

Por su parte, el secretario general de la OMI, Kitack Lim, aludió a los 40 millones de pescadores del mundo que forman parte de un sector, que junto con la agricultura, permite contar con alimentos y fuente de ingresos a más de 800 millones de personas.

En este punto, señaló que la OMI tiene un papel destacado en el sector y lamentó que el sector pesquero no tiene antecedentes de seguridad satisfactorios debido a diversos factores. Recordó que el acuerdo de 1977 en Torremolinos fue el primer instrumento mundial sobre seguridad de los pesqueros. Lim criticó que, a pesar de la mejora la tecnología, «la pérdida de vidas en el sector pesquero sigue siendo alto», algo que calificó de «inaceptable».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un total de 46 países ratifican en España un pacto contra la pesca ilegal