Un nuevo cierre de la frontera mauritana deja bloqueado pescado gallego

Los armadores podrían solicitar hoy la activación de medidas extraordinarias


redacción / la voz

La flota gallega que opera en Mauritania -en torno a una decena de barcos que pescan merluza negra y palometa- llevaba cierto tiempo operando con normalidad. Sus capturas, que transportan en camión por el desierto, llegaban sin demasiadas complicaciones a Algeciras para, después, ser enviadas a sus puntos de destino: la lonja de Cádiz en el caso de la merluza negra; y Vigo, en el de la palometa.

Era demasiada tranquilidad, como se demostró la semana pasada. A golpe de miércoles, los grupos de activistas apostados en la frontera bloquearon el paso dejando atrapados a varios camiones cargados de pescado procedente de buques gallegos, narró María José Pazo, armadora de barcos que faenan en Mauritania en el marco del acuerdo que este país tiene con la UE.

Las capturas de los pesqueros de De Pazo pasaron justo antes de que se cerrase la frontera, pero otros no corrieron la misma suerte y la merluza y palometa capturada se deteriora en medio del desierto, arriesgándose a llegar, si no podrida, sí lo suficiente alterada como para que caiga la cotización y se ofrezcan precios irrisorios.

Los armadores esperan a conocer hoy si sigue o no bloqueado el paso para pedir la activación de las medidas extraordinarias incluidas en la prórroga del acuerdo y que prevén permitir la descarga de la pesca de aguas mauritanas en puertos de un tercer país y evitar así el paso por carretera y que los camiones queden bloqueados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un nuevo cierre de la frontera mauritana deja bloqueado pescado gallego