Cerqueros gallegos, soliviantados por la presencia de barcos vascos que revientan su pacto de cupos de jurel

Aseguran que descargan entre 60 y 90 toneladas y provocan que el precio caiga por los suelos


La Voz

La irrupción de tres barcos de cerco con base en el País Vasco en el caladero gallego ha encendido los ánimos entre los cerqueros de la comunidad. No porque se trate de pesqueros vascos y estén faenando en Galicia, «tamén nós imos alá», aclara Andrés García, portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia. Pero lo que no es de recibo, sostienen, es que, mientras los gallegos han pactado un tope de 750 kilos de jurel por tripulante como fórmula para no saturar el caladero y, a la vez, evitar que una sobreoferta tumbe los precios, los del País Vasco «están descargando a 60, 80 ou 90 toneladas diarias», con lo que «as cotizacións se resenten», apunta.

Y tanto. Aseguran desde Acerga, hubo una congeladora gallega que compró jurel «a 0,08 euros». De hecho, de acuerdo con los datos de la plataforma Pescadegalicia, en el último mes el precio medio del jurel ha descendido en las principales lonjas para la especie, como Burela, Ribeira o Portosín.

Norma de extensión

Los armadores gallegos son conscientes de que para obligar a los vascos a respetar los cupos pactados en la comunidad se necesita una norma de extensión, «que solicitamos no seu momento á Administración pero non prosperou porque non había unha maioría de barcos, a pesar de que na Federación Galega de Confrarías se aprobou a medida por maioría absoluta», apunta García. Por tanto, «¿é legal o que fan? Si; ¿ético? De ningunha das maneiras. E o da Administración autonómica, xa non ten nome».

Desde Acerga apuntan que ahora son tres los barcos vascos que están faenando frente a Camariñas, pero llegaron a ser seis. «Están soliviantando á flota e con toda a razón, porque é a única pesqueira que temos en Galicia, dado que as demais especies nos están prohibidas» por no disponer de cupo, como es el caso de la sardina, la xarda o el bocarte.

También reprochan a la Administración del País Vasco que solo ahora, en el último trimestre y cuando quedan cuatro barcos gallegos faenando en su costa dé permiso para faenar en aguas interiores y no lo haya hecho en la costera de la anchoa.

Según sostienen los cerqueros gallegos, el único motivo que ha traído a Galicia a los buques vascos —que rondan los 30 metros de eslora, usan chupona en vez de salabardo y descargan en contenedores para su traslado en camión, dicen— es el de consumir toda su cuota y así no perderla en favor de otras flotas. Así que, entienden, estarán en el caladero «hasta que esgoten a cota que lle corresponde a Guipúzcoa», sin importar lo que esto afecta a los precios de la especie.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Cerqueros gallegos, soliviantados por la presencia de barcos vascos que revientan su pacto de cupos de jurel