La cantidad de anchoa del Cantábrico, 8 veces por encima del mínimo aconsejado

El «stock» no está en su máximo histórico, pero sí en su segundo mejor dato


redacción / la voz

Viendo el resultado (provisional) de la última campaña Bioman, que tiene por objeto evaluar la abundancia de anchoa en el caladero del Cantábrico Noroeste, parece increíble que no hace todavía ni un decenio la pesquería tuviese que cerrar. Y no durante un año, sino en todos y cada uno de los ejercicios de un lustro que al cerco gallego se le hizo interminable.

Hoy, del Miño al Bidasoa nadan 190.000 toneladas de bocarte, según los datos del centro tecnológico AZTI, el instituto pesquero vasco que lleva a cabo la campaña. Cierto que ya ha habido más, pero solo en una ocasión: el año pasado. Los resultados de la última evaluación han arrojado lo que es la segunda cifra de abundancia más alta de la serie histórica, que arrancó en 1987.

Esas 190.000 toneladas, así en frío, puede que no den idea de lo robusto que está el stock. La solidez se aprecia si se tiene en cuenta que el valor mínimo recomendable para garantizar la sostenibilidad de la especie se sitúa en 21.000 toneladas. Es decir, que la anchoa está ocho veces por encima del rendimiento máximo sostenible (RMS), ese nivel que a partir de este año se exigirá a todas las pesquerías comunitarias.

La campaña científica Bioman, que estima la abundancia y distribución de anchoa adulta, se desarrolló en primavera evaluándola con el método de producción diaria de huevos en la principal área de reproducción del bocarte, que es el golfo de Vizcaya. La cantidad de puestas encontradas en el plancton y el cálculo de la fecundidad promedio de las hembras es lo que permite a los científicos estimar la biomasa del recurso, explica María Santos, responsable de la campaña Bioman de AZTI.

Campaña complementaria

Los datos se completarán este otoño con los de Juvena, de la que también se encargará AZTI. De esta prospección se obtendrá la información necesaria que permitirá determinar, además de la cantidad de anchoa, la distribución espacial de los juveniles de la especie, así como el estado y los factores ambientales que afectan a la supervivencia de los ejemplares.

Peso del cerco gallego

AZTI hace hincapié en la importancia de este recurso pesquero para la flota vasca. Pero no es la única que depende económicamente de la costera del bocarte. Las embarcaciones de cerco gallego también están abonadas a esa campaña desde hace años.

La especie es vital para la economía de la flota vasca, pero también para el cerco gallegos Más de medio centenar de barcos acuden cada año en primavera al golfo de Vizcaya para capturar anchoa. Suelen partir entre los meses de marzo y abril para regresar a Galicia en junio, con el tiempo justo para iniciar la campaña de sardina y venderla en San Xoán.

Pero ahora es esta especie la que está dando tantas muestras de flaqueza como hace casi 15 años las dio la anchoa. Y esta se ha convertido en un refugio para la flota gallega. Tanto es así que, este año, parte de los cerqueros que habían dejado el País Vasco para pescar sardina en Galicia, regresaron en cuanto escaseó la cuota y retomaron la costera hasta que se agotó el cupo y se cerró el caladero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

La cantidad de anchoa del Cantábrico, 8 veces por encima del mínimo aconsejado