La flota regresa a Mauritania tras autorizarse la salida por mar para sortear los atascos de la frontera

Los armadores solicitan al Gobierno medidas compensatorias para paliar las pérdidas


La Voz

Ha costado, pero tras ocho meses de insistir, la flota de fresco que faena en Mauritania ya dispone de una vía de escape para poder sortear los atascos que se producen de forma intermitente en la frontera con el Sáhara y que han acarreado numerosas pérdidas a los armadores de los once barcos de Marín, Ribeira y Vigo que allí operan.

Después de que el miércoles pasado se firmase en Bruselas la prórroga por un año del pacto de pesca con Nuakchot, incorporando la posibilidad de autorizar de forma extraordinaria la descarga de capturas en puertos de un tercer país siempre que el paso por carretera esté bloqueado, el caladero va recuperando la normalidad. A la actividad que ya estaban desarrollando allí los merluceros —después de que Marruecos les limitase las áreas en las que trabajar— y los palangreros que no tenían caladero alternativo se sumará en los próximos días la de otros dos buques de esta última modalidad que habían optado por amarrar ante las dificultades de trabajar con normalidad.

Con estas incorporaciones, el caladero prácticamente recuperaría la normalidad, pues de los once barcos que operan en Mauritania en fresco, solo quedaría en puerto un palangrero.

Ahora bien, los empresarios —que esperan no tener que recurrir a esa vía— piden agilidad en el caso de que se tenga que aplicar esa medida. «Ten que ser unha autorización inmediata, pois non resolvería nada si se tardan 5 días en firmala», advierte la armadora María José de Pazo, que siguió de cerca las negociaciones con Nuakchot.

Tranquilidad en la frontera

De Pazo explica que, precisamente en esta temporada, el paso por la frontera está siendo normal. «Pero o problema sigue, porque a xente está alí, en tendas de campaña, e en calquera momento poden volver a bloquear o tránsito», dice.

Indemnizaciones

Con la vía extraordinaria ya sobre el papel, los armadores creen que ha llegado el momento de solicitar «medidas compensatorias» por las pérdidas que han tenido, que a su juicio son asimilables «a unha riada ou un incendio». Entienden, porque así lo han sugerido desde la Administración, que su caso tiene cabida en los supuestos para los que los fondos europeos de pesca prevé indemnizaciones y eso es lo que han solicitado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La flota regresa a Mauritania tras autorizarse la salida por mar para sortear los atascos de la frontera