Mauritania permitirá a la flota gallega descargar en otro país si la frontera está bloqueada

La flota, aliviada tras 8 meses soportando pérdidas de pescado


redacción / la voz

Después de ocho meses pidiendo una solución a los intermitentes bloqueos de la frontera mauritana, que hacían que el pescado fresco de la flota gallega se deteriorara en medio del desierto -cuando no acababa putrefacto-, los armadores todavía no se creen que puedan estar a las puertas de dar con una salida al problema. De hecho, se toman con cautela lo que aún es un «proceso verbal» que debe ratificarse en una futura comisión mixta. Pero la cosa pinta bien. Y desde luego, la valoración que hacen es positiva.

El caso es que Mauritania y la Unión Europea cerraron ayer la primera ronda de negociaciones para la renovar el acuerdo pesquero que los une. Y lo hicieron tomando dos decisiones: una, la de prorrogar por un año y en las mismas condiciones el pacto que mantenían y que vencía el 15 de noviembre; la otra, habilitando un procedimiento alternativo de descargas en el caso de que se repitan las interrupciones en el transporte por carretera que se suceden, cada vez con más frecuencia, en el paso por el desierto del Sáhara.

Es decir, que para evitar los actos reivindicativos en la frontera mauritana, Nuakchot, en caso de que haya bloqueo, podrá autorizar excepcionalmente la descarga del pescado capturado en sus aguas en un puerto de un tercer país. Es, precisamente, lo que llevaban ocho meses reclamando los armadores gallegos, desesperados porque los atascos provocaban que la merluza y la palometa capturadas por sus buques llegaran muy deterioradas a las lonjas de Cádiz y Vigo, sus mercados tradicionales, donde alcanzaban precios irrisorios.

Inspectores a bordo

Ahora bien, Mauritania se rodeará de cautelas. Así, la descarga excepcional en otro país tendrá que realizarse «con los debidos controles por parte de la autoridades mauritanas». Eso quiere decir que cada buque llevará embarcado a bordo un inspector mauritano, «que realizará las oportunas verificaciones y estará presente en el momento de la descarga en el país tercero».

Y está por ver cómo se pone en marcha ese procedimiento excepcional. Si será realmente ágil. En principio, según explicaron desde las organizaciones Opromar y Anacef, representadas en las negociaciones por su gerente, Juan Martín, el proceso se iniciaría en cuanto se verificase que la frontera está cerrada. A partir de ahí, la Comisión Europea pediría a Mauritania la autorización para descargar en otro país, que debería conceder en un plazo no superior a las 24 horas. Nuakchot designaría a un inspector para cada buque, que tendrían que traer de regreso a tierra en Mauritania antes de volver al caladero para faenar.

Aunque por ahora es un pacto verbal, el compromiso, según Martín, es «aplicarlo con carácter inmediato en el supuesto de tener que utilizarse». El resto del texto -dinero, vigencia, capturas, flota...- se abordará en la siguiente ronda de negociaciones, prevista para noviembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mauritania permitirá a la flota gallega descargar en otro país si la frontera está bloqueada