Los pescadores deportivos tendrán que anotar sus capturas de lubina

La robaliza es una de las piezas más preciadas por parte de este colectivo pero no existe ningún registro de los ejemplares que se cobran


redacción

Saber la cantidad de lubina que captura un pescador profesional es fácil. O al menos debería serlo. El que no está obligado a pasar los datos a través del diario electrónico de pesca (DEA), debe hacerlo con notas de venta o dejando constancia de su extracción en el preceptivo papel.

Pero la lubina no tiene únicamente por depredador al pescador profesional. La robaliza es una de las piezas más preciadas por los pescadores deportivos. Y esos no tienen que apuntar los kilos que se cobran. No llevan registro ni en papel ni en digital. Si se tiene en cuenta que solo en Galicia hay el cuádruple de embarcaciones de recreo que flota profesional, y que cada titular de una licencia -que son más de 70.000- tiene autorizadas capturas diarias máximas de cinco kilos, el impacto de los pescadores aficionados puede que no sea menor. Es algo que se desconoce precisamente por esa falta de control. No hay datos aquí, pero tampoco en países como Francia, Irlanda o el Reino Unido, donde también hay afición a pescar esta especie.

Con ese vacío quiere acabar ahora la Comisión Europea. Cómo, todavía no lo sabe. Es, precisamente, lo que anda buscando: un sistema de control de las capturas de lubina por los pescadores deportivos en el océano Atlántico. Ese es el objetivo del concurso que ha abierto y que, dotado con 300.000 euros -aunque se adjudicará al que presente mejor relación calidad precio-, persigue dar con una herramienta que controle las piezas que se cobran los pescadores deportivos. Todo con el fin último de «proporcionar al legislador comunitario más opciones para la gestión y el control de la pesca recreativa». Esta búsqueda se produce en el contexto de la revisión del reglamento de control y de la elaboración de planes plurianuales.

Según la memoria del procedimiento abierto, el proyecto piloto pretende «desarrollar herramientas innovadoras a fin de garantizar un control, por parte de los Estados miembros, eficaz y armonizado de las capturas de la pesca recreativa de lubina en el Atlántico». Se trata -añaden- de poner a prueba en particular instrumentos de notificación electrónica que puedan utilizarse para teléfonos inteligentes y de examinarlas en el contexto más amplio de los medios de gestión y control de la pesca disponibles, como las licencias de pesca, los dispositivos de seguimiento y las actividades de vigilancia y control.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los pescadores deportivos tendrán que anotar sus capturas de lubina