La sardina se deja comer sin sobresaltos

El producto estrella de esta noche alcanzó máximos de entre 8 y 10 euros, lejos de la escalada de años anteriores


Si la lluvia lo permite, y no apaga las brasas, la sardina se dejará querer y comer a buen precio esta noche de San Juan.

Durante los días previos, su cotización en el mercado se ha mantenido entre los seis y siete euros, muy por debajo de su coste en años anteriores, y esa fue también la tendencia en la mayoría de los puestos de venta ayer en Galicia.

La tradicional escalada de precios se mantuvo contenida, en consonancia con su comportamiento también en la lonja. Así lo ha apuntado a Europa Press, Marcos Alfeirán, socio de la asociación de armadores del cerco Acerga, que ha explicado que el precio de la sardina ha oscilado en la lonja entre un euro y los 3,20 euros. «Dependiendo de las cantidades que lleguen a puerto», explicó.

«Por toda la costa gallega, hay bastante cantidad de sardina, por tanto la mayoría de los barcos estamos pescando el cupo estipulado de 6.000 kilos semanales», aseguró el armador, confirmando lo que los consumidores han podido constatar a pie de supermercado: «La sardina está mucho más barata, nada que ver con los precios de otros años en los que se llegó a vender en lonja a unos 12 euros».

Los veteranos que suelen acudir cada año a las plazas para hacerse con sus lotes han reservado hace semanas, garantizándose tanto producto como un mejor precio. A mayores, juega a favor de los clientes que en este junio abunda la sardina.

Abundante y asequible

El recorrido por distintos puntos de venta de la comunidad gallega durante la jornada de ayer confirma que, salvo excepciones, el pescado estrella de las celebraciones de esta noche entró a un precio inusualmente asequible en la mayor parte de las cestas de la compra.

En Barbanza, la sardina del cerco incluso bajó de precio respecto a días anteriores. Puestos del mercado de Ribeira que el viernes la dispensaban a 10 euros el kilo, ayer la despachaban ligeramente por debajo, entre 6 y 8 euros el kilo.

Este comportamiento inusual de este producto en plena víspera de San Juan se debe, según fuentes de la lonja, a que la mercancía que estaba a la venta no era del día, sino que se había descargado un día antes, ya que la noche del viernes los barcos no salieron a faenar. Eso explica también que algunas pescantinas de Barbanza que decidieron centralizar todas sus ventas en sardina y jurel tuvieran que acabar despachándola a 6 euros.

En A Coruña, la tendencia a la baja de los últimos días se frenó ayer, con un ligerísimo repunte de la cotización. Si el viernes, en la lonja coruñesa, el precio de este pescado estuvo entre los 4 y los 8 euros el kilo; ayer por la mañana, en la concurrida plaza de Lugo el coste oscilaba entre los 7 y los 10 euros el kilo

En la misma línea, los consumidores de Carballo pagaron ayer hasta un máximo de 10 euros por kilo del producto estrella de todas las brasas que se enciendan esta noche.

Mención aparte merece el valor que alcanzó ayer el kilo de sardinas en el mercado de Pontevedra, muy por encima de la media: 15 euros.

Con información proporcionada por Ana Gerpe (Ribeira), Cristina Viu (Carballo), Christian Casares (Pontevedra) y Alberto Mahía (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La sardina se deja comer sin sobresaltos