Nuevo revés para los marineros gallegos que trabajaron en Noruega: «Chegaremos a Estrasburgo»

El Estado noruego insta al Supremo a tumbar el recurso presentado por el colectivo de afectados, ocho mil en nuestra comunidad


Redacción | La Voz

Nuevo revés para el colectivo de marineros gallegos que trabajaron en Noruega y que lleva años pidiendo que se les reconozca su derecho a una pensión. Hace unos días recibían la noticia de que se daba carpetazo al asunto en la vía ordinaria y se desestimaban sendas demandas en el Tribunal de la Seguridad Social. Ahora, llega otro paso atrás para sus intereses, aunque esperado: El Estado noruego le pide al Supremo que desestime el recurso presentado por los afectados, «e que tire todo abaixo porque considera que eles non cometeron ningunha inxustiza nin delito», se lamenta el portavoz de Long Hope, Alberto Paz. «Eles din que nós fomos aló voluntariamente cando iso é mentira. Viñeron a buscarnos a España e así está reflectido por escrito. Nos anos setenta baixou unha delegación oficial composta por xente do Ministerio de Traballo de traballo noregués, do sindicato que daquela nos representaba e máis da asociación de armadores de Noruega».

«É Noruega, e non España, quen nos ten que pagar»

Desde la Asociación no entienden cómo Noruega pretende lanzar balones fuera señalando al estado español cuando «neste pleito non se está a discutir o que fixo ou non fixo España (a pesar de que España solicitou ata catro veces un convenio bilateral e Noruega se negou a firmalo con nós, pero si o fixo con outros países, Portugal sen ir máis lonxe), porque España nin fixo nada nin nos prexudicou en nada». Al contrario, aseguran que tuvieron la opción de quedarse a trabajar en la Marina española o en su país, en tierra, pero que al final «estivemos traballando na súa frota, baixo a súa lexislación e pagando impostos coma se fósemos cidadáns noregueses, así que o que nos ten que dar os dereitos sociais que nos pertencen é Noruega». 

A la espera del pronunciamento del Supremo, que se hará público entre este mes de mayo y el de junio, tienen un plan entre medias. El día 17 viajarán, como llevan haciendo los últimos tres años, hasta la localidad alicantina de Alfaz del Pi, donde se encuentra la segunda mayor comunidad de noruegos expatriados, por detrás de Londres. «Iremos á súa festa. Aquí dispénsaselles moito mellor trato do que a nós en Noruega». 

El colectivo Long Hope agrupa a ocho mil gallegos afectados  (unos doce mil en el conjunto de España).

La Justicia noruega deniega por cuarta vez la pensión a exmarineros gallegos

E. Abuín

Cree legítimo beneficiar a los que viven en Noruega y a sus nacionales

Vale que se lo esperaban; no en vano nunca nadie ha ganado en Noruega un juicio laboral contra el Estado. Pero de ahí a tener que leer una sentencia del tribunal de apelaciones que desestima su reclamación empleando, no argumentos jurídicos, sino juicios «interpretativos» y «sin fundamento», abiertamente «discriminatorios» y rayando el «racismo» -en calificativos de Alberto Paz, portavoz de Long Hope- media un trecho. Pero así es. La asociación de exmarineros españoles que trabajaron en barcos noruegos sin generar derecho a pensión ha sufrido su cuarto revés en el sistema judicial noruego, después de que se diera carpetazo al caso en la vía ordinaria y se desestimaran sendas demandas en el Tribunal de la Seguridad Social. «A arrogancia de Noruega non nos dá medo», comenta un indignado Paz segundos antes de anunciar que ya presentaron el lunes recurso ante el Tribunal Supremo. Y aunque dan por hecho que correrán la misma suerte, al menos les queda la satisfacción de que están ya «en la antesala de Estrasburgo» y su Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde están convencidos de que sí apreciarán la discriminación por razón de nacionalidad que Noruega rechaza. O al menos no la ve tan grave porque, como recoge este último fallo, es legítimo «beneficiar a aquellos que viven en Noruega y a los ciudadanos noruegos al determinar quién tiene derecho a las diferentes prestaciones sociales». Así, sin emplear ningún argumento jurídico que sustente esa afirmación. Es más, el tribunal llega a afirmar que los extranjeros «tenían un vínculo más débil con Noruega que los ciudadanos noruegos que no residían en el país» para justificar el hecho de que los nacionales sin residencia pudieran beneficiarse del sistema de protección social y los extranjeros no.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nuevo revés para los marineros gallegos que trabajaron en Noruega: «Chegaremos a Estrasburgo»