La flota cántabra avanza duras protestas si le quitan xarda para dársela a Galicia

«Estamos dispuestos a todo» si se cambia el reparto, amenazan los pósitos de Cantabria


Redacción / La Voz

Lo de la xarda en el Cantábrico amenaza con derivar en galerna. Si el reparto de la cuota de caballa que obtuvo España gracias a los intercambios con otros países detonó las protestas de gallegos y asturianos -que salieron a la calle el sábado pasado en Oviedo exigiendo que se corrijan las desigualdades-, el anuncio de la secretaria general de Pesca de que iba a sentar al sector para modificar esa distribución ha levantado ampollas en Cantabria, que amenaza con «duras movilizaciones» si el Gobierno altera el plan de gestión y transfiere cuota cántabra a Galicia y Asturias.

«Nuestro verdel no se toca», advierte en un comunicado la Federación de Cofradías de Cantabria. Su presidente, Miguel Fernández, avisa a Pesca de que debe «centrar sus esfuerzos en conseguir un aumento del TAC (total admisible de capturas) en Bruselas» y no «sucumbir a reasignar la miseria actual para favorecer a la flota asturiana y gallega». Porque el problema está ahí: en que la cuota anual tendría que estar en 60 millones de kilos y no en los 19 en los que está.

Fernández apunta que la flota cántabra ya ha sufrido un recorte del 90 % de sus posibilidades de pesca en los últimos diez años y el nuevo recorte «compromete la supervivencia de los cabildos y de medio millar de familias».

«Que no vengan con sus campañas [políticas] porque solo nos interesa la del verdel» El presidente de los pósitos cántabros, también patrón mayor de Santoña, apunta que, si se materializa esa transferencia, será la gota que colme el vaso. «Ya nos han subido un 100 % las cotizaciones a la Seguridad Social, se nos han colado cambios en el puerto base para que barcos que no pescan ni venden aquí consuman de nuestra cuota, si ahora encima quieren robarnos verdel, que sepan que no vamos a consentirlo», advierte Fernández.

Pellizcos en merluza y besugo

Es cierto que Cantabria acapara el 25 % de la cuota de xarda, pero recuerdan que Asturias y Galicia se reparten la práctica totalidad del TAC en otras especies objetivo de la flota de artes menores, como la merluza o el besugo. «Apenas tenemos el 8 % de estas especies porque los repartos se hicieron atendiendo a los históricos. Galicia y Asturias tienen más porque iban a esas especies de más valor mientras Cantabria pescaba verdel, peces bobos antes para ellos», señala el también presidente de artes menores de Cantabria. Así es que los cántabros esperan que la reunión anunciada para el día 11 solo tenga encaje como promesa electoral, porque «si van en serio, que sepan que estamos dispuestos a todo. Y cuando digo todo, incluyo todo», apunta Fernández, que lamenta que la secretaria general de Pesca no haya tenido tiempo en diez meses a visitar al sector pesquero cántabro y advierte de que no tolerarán que ahora las fuerzas políticas vengan a pescar votos. «Que no vengan con sus campañas porque solo nos interesa la nuestra, la del verdel», sentencia.

La caballa se resiste el primer día de pesca para barcos de A Coruña y Pontevedra

Manuel Iglesias, a bordo del Cabo de Hornos, su embarcación de artes menores en la que él y dos tripulantes más se han desplazado de A Coruña a Avilés, trataba ayer de pescar xarda en Asturias. Intentaba, porque, como decía, «se ve que o peixe non quere comer». A mediodía calculaba que había reunido «unhas tres caixas ou así». Zarpó de Oza el sábado, hizo noche en ruta y el domingo a media tarde arribó a ese puerto asturiano que han elegido también otros gallegos para operar: «Hai xente da Coruña, de Cambados, do Grove, de Pontevedra...» Puede que en torno a un centenar, si realmente han iniciado la costera todos los que habían solicitado autorización para ello: 69 de la provincia de A Coruña y 44 de la de Pontevedra. Muchos no han querido faltar en previsión de un futuro reparto individual por históricos.

Alejandro Pérez, a bordo del Madimar, un pesquero de 14 metros de Cambados, confirmaba que lo de Iglesias era mal de muchos. «Fallou o peixe desde Burela ata Laredo. Polo que falei cos compañeiros, en xeral, pescouse pouca cousa». Y eso que a bordo del Madimar se apilaban unas 100 o 120 cajas, calculaba Pérez a ojo.

Pero el pinchazo del primer día no hace decaer los ánimos. Sobre todo porque las cotizaciones suben la moral. «Como hai pouca cuota os compradores pagan ben». Tan bien que se estaba vendiendo entre 1,20 y 1,40 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

La flota cántabra avanza duras protestas si le quitan xarda para dársela a Galicia