Sobresalto del sector al situar al marraxo en peligro de extinción

«Está peor a sardiña e a ninguén se lle ocorre metela na lista vermella»


redacción / La voz

Entre las 17 especies de tiburones que, según las últimas evaluaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), están en peligro de extinción figura el Isurus oxyrinchus. Así, con esa denominación, es fácil que pase desapercibido para el común de los mortales e, incluso, para el mismísimo Ministerio de Transición Ecológica español, que figura entre los socios de aquella organización creada en 1948 y desde entonces se ocupa de tomar medidas para conservar la naturaleza y sus recursos.

 El Isurus oxyrinchus no es un elefante, ni un rinoceronte o un lince. Ese latinajo, que la UICN presenta como el pez más veloz del océano, se corresponde con el marrajo dientuso, una especie que se destina a consumo humano, que es objetivo de una flota pesquera con abultada presencia de capital gallego, y que es objeto de evaluaciones científicas y de medidas de gestión que se toman en el marco de las organizaciones regionales de pesca (ORP). Y si bien es cierto que hay contradicciones en los resultados de los informes -el último, del 2017, muy catastrofista-, para nada está en peligro de extinción. Es más, según Jaime Mejuto, científico del equipo de túnidos y especies afines del Oceanográfico de A Coruña señala que hay stocks, como el del Pacífico norte que está subexplotado y, aunque el del Atlántico está «a debate», hay datos que apuntan a que se está haciendo una «explotación racional» dentro del rendimiento máximo sostenible (RMS).

 Por eso Mejuto considera una «aberración total e absoluta» que esa explotación racional se asimile al peligro de extinción. Porque, «curiosamente, o marraxo está mellor que outros peixes teleósteos na área de ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) e a ninguén se lle ocorre meter, por exemplo, a sardiña na lista vermella entre as especies en perigo de extinción», argumenta el científico.

Un científico que habla respaldado por los datos obtenidos tras analizar el rendimiento de 800 millones de anzuelos en 26 años, que permiten concluir que la tendencia del marraxo dientuso es estable.

Sin efectos prácticos

Con más filosofía se lo ha tomado el sector. No lo comparte, claro, pero no pierde de vista que esa declaración por parte de la UICN «no tiene efectos prácticos», señala Javier Garat, secretario general de Cepesca. La decisión de si se incluye o no en la lista roja de especies amenazadas se tomará en mayo en el seno de la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) y ahí más que al informe de la UICN dan mayor crédito a los que firma la FAO y el panel de expertos de esa Agencia de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, que ha concluido que el marrajo no reúne los criterios para ser incluido en el apéndice dos de esa lista roja que recopila las especies amenazadas.

Ese es el informe que se está enviando a los Estados miembros y a los presentes en CITES para tumbar la propuesta que presentó México como país instrumental, pues al sector no le cabe duda de que se trata de «unha campaña orquestrada contra un dos poucos tiburóns que teñen interese comercial», expone Sergio López, gerente de la Organización de Productores de Lugo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Sobresalto del sector al situar al marraxo en peligro de extinción