Cotizantes del mar podrían aceptar la subida si se adelanta la edad de retiro

Reclaman también que se reconozcan enfermedades profesionales en el sector


La Voz

Patrones mayores de toda Galicia se reunieron ayer en Santiago para analizar la subida de las cotizaciones sociales a buena parte de los afiliados al régimen especial de trabajadores del mar y, de paso, evaluar las posibles soluciones que el Instituto Social de la Marina (ISM) planteó al sector para hacer menos gravoso un recibo que en la primera mensualidad del año llegó encarecido en 46 euros para mariscadoras y armadores de barcos de menos de 10 TRB y 61 para empresarios y tripulantes de embarcaciones de más de ese tonelaje.

Por gustar, a los profesionales no les gusta ninguna de las salidas propuestas por la Administración. Y la que menos, esa que pasa por bajar la base de cotización para ver reducida unos 20 euros la cuota mensual. Nada extraño si se tiene en cuenta que llevaban varios años reclamando elevar esa base para mejorar prestaciones futuras y que en este, por fin, se ha atendido su reivindicación, aunque solo fuese parcialmente. Se elevó un 6,29 % frente a un 10 % que pedían.

Los pósitos insisten en que es un «incremento totalmente desproporcionado», lesivo para el sector pesquero, que, además, «no fue consultado en ningún momento» sobre la cuestión. Ahora bien, después de dejar bien patente el malestar, apuntan que «podrían llegar a asumir» ese aumento siempre que esa mayor carga económica conlleve ciertas mejoras sociales. Esas contraprestaciones a las que se refieren son, por un lado, el incremento de los coeficientes reductores de la edad de jubilación -lo que permitiría a los profesionales del sector retirarse antes-, y el reconocimiento de enfermedades profesionales.

Así las cosas, los patrones mayores de Galicia solicitan la inclusión en ese catálogo de dolencias de nuevos trastornos que están motivados por trabajar en el mar y que hoy en día no están reconocidas como enfermedades profesionales. Es el caso de las lesiones de columna o los reumatismos que sufren algunas mariscadoras.

Cese de actividad

La Federación Galega de Confrarías también solicitará al ISM que analice los criterios de acceso a la prestación por cese de actividad -uno de los aspectos que ha mejorado tras la entrada en vigor del real decreto ley de revalorización de las pensiones y otras medidas- para que se tengan en cuenta las particularidades del sector marisquero.

Finalmente, la propuesta de los patrones mayores gallegos al ISM también incorpora la petición de que se realicen reconocimientos médicos oficiales a las mariscadoras para que se acredite la capacitación profesional para el ejercicio de esta actividad. Fuentes de la federación explicaron que esta medida pretende resolver el problema que se da en cuanto cierra la campaña marisquera, en el que, según el sector, las bajas médicas se disparan y merma el personal para realizar trabajos de limpieza y siembra.

La federación coruñesa irá a los tribunales si no se respeta su plan para pescar xarda

Patrones mayores coruñeses mostraron ayer su «rechazo total y absoluto» al borrador de resolución que les remitió Pesca para gestionar la xarda, un plan que no coincide para nada con el que habían aprobado los pósitos de A Coruña y que incluye una asignación individual de cuota por barcos que no pidieron y que no comparten. Aprovecharon la reunión de Santiago para reafirmarse en su postura y «hacer valer el acuerdo de la federación provincial», explicaron fuentes de la federación coruñesa. Así, van a exigir que se respete la propuesta de repartir sus 510.614 toneladas al 50 % para pesca accidental y dirigida.

Advierten de que, de no respetarse su decisión, adoptarán medidas, «entre ellas acciones legales». Es más, ayer ya sonaron voces hablando de denuncia a los tribunales y reclamaciones de daños y perjuicios, dado que los armadores contaban con iniciar la campaña mañana mismo, tal y como habían solicitado hace un mes.

Ángel Rodríguez, presidente de la Asociación de Artes Fijos del Cantábrico Noroeste, salió ayer al paso de las críticas de los armadores de artes menores por la inclusión de los volanteros en el reparto de la xarda indicando que «es la única solución para que no tengan que amarrar» y recordó que el problema está en el reparto por comunidades, pues no es normal que a un tripulante vasco le toquen 8.000 kilos y a un gallego, menos de 1.000.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cotizantes del mar podrían aceptar la subida si se adelanta la edad de retiro