Mejilloneros se niegan a depender de las cofradías para poder disponer de cría

El cultivo, dicen, no puede estar a expensas de que los pósitos decidan ir o no a la mejilla

T. Longueira
Redacción / La Voz

Mejilloneros gallegos se confiesan sorprendidos por el frente que los percebeiros han abierto contra el colectivo por una práctica, la recolección de cría en la rocas que engordar en las bateas, que siempre ha convivido en armonía con la explotación del percebe. Es cierto que, de vez en cuando, en esa tradicional sintonía suena alguna nota discordante. Y suele coincidir, a decir de los bateeiros, con las necesidades económicas de los mariscadores. «É o de sempre, cando están vendendo ben e teñen, non hai problema, pero en canto vai baixo de prezo, ou non hai, ou está medrando, reclaman poder ir á mexilla», asegura Alejandro Tubío, presidente de la Federación de Mexilloeiros Arousa-Norte. Es su manera de explicar un conflicto al que Ricardo Herbón, presidente de Opmega, no le encuentra sentido, pues «sempre houbo unha convivencia tranquila dos dous sectores» como para que ahora las cofradías reclamen las riendas de la extracción de percebe.

Ambos representantes del sector coinciden en lo mismo: en que no pueden dejar en manos de terceros una parte esencial del cultivo de mejillón como es la consecución de cría. «Se nós non podemos coller mexilla e a temos que comprar, o negocio pasa a más de terceiros e quedas vendido», dice Tubío. «Non podemos deixar que o recurso dependa de que a unha confraría lle interese ir á cría porque é rendible ou non», abunda Herbón. Ponen una hipótesis para ilustrar el problema: «Que pasa se hai mexilla en decembro e os percebeiros deciden non ir a ela porque lles sae máis á conta apañar percebe?», plantea el presidente de Arousa-Norte. Por eso dicen que no pueden dejar en manos de las cofradías una parte fundamental del proceso como es la de conseguir semilla para engordar.

Herbón apunta, además, que vender la mejilla en lonja, como proponen los percebeiros, contravendría la normativa que impide comercializar especies que no alcanzan el tamaño comercial.

Diálogo y colaboración

El presidente de Opmega reprocha a las cofradías que hayan optado por el enfrentamiento en vez de por el diálogo y la colaboración. «Ese non é o camiño», dice. Ahora bien, «supoño que a Xunta, que é o ente que nos regula a ambos, terá algo que dicir», añade. Porque, al margen de lo que dejan entrever los mariscadores, «estamos regulados». Señalan que solo pueden trabajar de diciembre a abril, están limitados a 3.500 kilos por batea, no pueden trabajar los fines de semana... «Teño que decirlle á Xunta onde, como e cando saco mexilla e apuntalo no libro de rexistro da explotación», explica Tubío.

«Falta a primeira vez que se lle abrira un expediente a un bateeiro por coller percebe» -Ricardo Herbón (presidente de Opmega).

Y en este sentido, «falta a primeira vez que se lle abrira un expediente a un bateeiro por coller percebe», apunta Herbón en una idea que comparte Tubío: «Nós non lle quitamos o recurso a ninguén». Y es que, según dicen ambos, el percebe crece en las hendiduras de las rocas y en vertical, mientras que la mejilla se fija en la parte plana de las rocas y en horizontal. «Se aí hai algún percebe é mínimo ou de escasa calidade».

¿Por qué arrecian las críticas este año? En el sector mejillonero no lo tienen muy claro. «É certo que este ano estamos indo tarde e que en Muros apenas houbo e estamos indo máis ao norte, pero, insisto, non hai ningún expediente aberto a un bateeiro por coller percebe».

Los 7 pósitos suman nuevos apoyos a su causa

Las siete cofradías que han impulsado un plan para gestionar la extracción de mejilla en sus concesiones han sumado adeptos a la causa. Así lo confirmó ayer el patrón mayor de Corme, Roberto Vidal Pombo, al anunciar que a Camariñas, Laxe, Camelle, Corme, Malpica, Muxía y Ferrol se han unido en las últimas horas Caión y O Grove. De hecho, un representante de la entidad marinera de Caión acudió a una reunión, que se celebró en la tarde de ayer en la sede del pósito cormelán, para fijar las líneas maestras de actuación. La primera medida será solicitar «o apoio do resto de confrarías de Galicia e da propia federación», dijo Vidal Pombo.

En este encuentro, que se prolongó por espacio de dos horas, los asistentes acordaron una serie de medidas, que se negociarán de forma conjunta, primero con los pósitos interesados y, posteriormente, con la Xunta cuando soliciten una reunión para abordar este tema.

Las cofradías reclaman poder gestionar la extracción de mejilla en sus concesiones. Quieren fijar los días y horas de trabajo y los topes máximos en función de los análisis biológicos emitidos y solicitados previamente a la Xunta. Que los sacos pasen por lonja y que los mejilloneros acrediten a qué batea irá toda esa mejilla, «que deberá levar unha guía de transporte». Y lo más importante: que los bateeiros tendrán que pasar por caja, abonando un porcentaje de lo extraído, o bien, que las propias cofradías puedan vender mejilla a sus clientes. Sobre tarifas, Roberto Vidal dijo que todavía es prematuro ya que quieren negociar con la Xunta todos estos puntos antes de fijar los porcentajes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Mejilloneros se niegan a depender de las cofradías para poder disponer de cría