La Eurocámara exige un 10 % más de fondos para la pesca

El nuevo instrumento destinará parte de los 7.739 millones a desguaces de flota del 2021 al 2027


Bruselas / Corresponsal

Prohibición de los descartes, plazo límite para llegar al rendimiento máximo sostenible (RMS), nuevas reglas bajo la política común de pesca (PCP) y la amenaza de un brexit salvaje. El 2019 reúne todos los ingredientes para desatar la tormenta perfecta entre la flota gallega, que capea como mejor puede los obstáculos que se van presentando. Para poner las cosas más difíciles, Bruselas propuso en sus cuentas para el 2021-2027 un recorte del 5 % de las ayudas destinadas al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), tomando como excusa el divorcio británico y el consecuente agujero que dejarán en la hucha comunitaria. El tajo fue calificado de «inaceptable» por el sector, que montó en cólera ante la falta de previsión y apoyo de las autoridades europeas. La maniobra puso en evidencia la distancia que separa a los cuarteles de Bruselas de la realidad de las comunidades pesqueras, que sí han encontrado aliados en la Eurocámara. 

Hasta 21 eurodiputados de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo votaron ayer a favor del informe del popular Gabriel Mato, en el que se exige un aumento del 10 % de los fondos del FEMP. «El brexit no debe ser una excusa para reducir los presupuestos para la pesca», defendió el canario con el apoyo de los nacionalistas gallegos. Su portavoz en la Eurocámara, Ana Miranda, cerró filas y aplaudió su aprobación: «É unha boa nova, pero o Goberno galego ten que poñerse as pilas», deslizó antes de dar la bienvenida a la posibilidad de destinar fondos para los barcos accidentados en el mar mientras faenan.

Paralización definitiva

Las ayudas a la paralización definitiva de la flota expiraron en diciembre del 2016, pero volverán a tener espacio en el FEMP si la Eurocámara consigue convencer a Comisión y Consejo. «Es muy importante en vista de la imprescindible reestructuración de la flota», sostuvo Mato. Y es que la Eurocámara quiere compensar a quienes apaguen los motores y, con ello, ayuden a reducir la capacidad de la flota, vinculada a la sobreexplotación de los caladeros en las últimas décadas. También se destinará una partida para las ayudas al cese temporal de la actividad, pero solo se desembolsarán en «algunos casos» urgentes, para no levantar sospechas de que los armadores recurren a estos fondos para ganarse un sobresueldo en los meses de verano.

El nuevo FEMP incorpora la acuicultura a su nomenclatura. Todo el cuerpo legal del fondo se ha enmendado para dar más presencia y apoyo al desarrollo acuícola bajo parámetros sostenibles. Al menos el 15 % de la hucha de la pesca se destinará a las regiones ultraperiféricas; el 10 %, a la protección y restauración de zonas marinas, y al menos otro 10 % a mejorar la seguridad de los buques, las condiciones de trabajo de los pescadores, el aprendizaje y el empleo. También la pesca artesanal tendrá espacio para reivindicar su peso: «Es necesario que la pesca a pequeña escala tenga un tratamiento especial y se le dé prioridad en la financiación», defendió Mato. El nuevo FEMP exigirá, eso sí, que el 30 % de las ayudas se orienten a luchar contra el cambio climático, por eso financiará también el cambio de motores por otros menos contaminantes y con una mayor eficiencia en el consumo.

En su conjunto, el Parlamento exige que el 87 % del fondo se destine a la gestión compartida y el 13% a las ayudas directas para estudios científicos, medidas de control, de promoción, supervisión marítima y seguridad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Eurocámara exige un 10 % más de fondos para la pesca