El laboratorio de biotoxinas de Vigo asume el control de calidad de todas las zonas marisqueras de la UE

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, visitó ayer las instalaciones del centro, en el que trabajan nueve personas


Vigo / La Voz

El Laboratorio Europeo de Referencia de Biotoxinas Marinas de Vigo asumirá el control de todas las zonas de producción de bivalvos en Europea en cuanto a la salubridad e idoneidad de sus aguas y condiciones. Así lo anunció la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, que ayer visitó las instalaciones del centro, situadas en el edificio Citexvi, en el campus universitario. Esta destacó la importancia que cobra el laboratorio al asumir estas competencias, por cuanto «vienen a reforzar la dimensión de centro y la investigación, que se realiza conjuntamente con la Universidad de Vigo», manifestó Carcedo.

Desde el 1 de enero pasado, el centro tiene la encomienda de supervisar con los laboratorios de 28 países que todas las áreas donde se cultivan bivalvos cumplen los mismos parámetros sanitarios y los controles de calidad del agua son iguales, además de responsabilizarse de editar las guías para armonizar métodos de clasificación de zonas de producción.

Las nuevas competencias que recaen en Galicia llegan después de que, a causa del brexit, el laboratorio de referencia comunitario para el control bacteriológico de los bivalvos tuviese que abandonar el Reino Unido y sus funciones se repartiesen, por decisión del Ejecutivo comunitario, entre varios países. Aunque España se hizo con la parte que más deseaba, lo cierto es que al Gobierno gallego le llovieron críticas después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, anunciase la candidatura gallega a hacerse con el laboratorio cuando ya Bruselas había decidido trocearlo con el beneplácito del Gobierno español. Por más que la conselleira do Mar, Rosa Quintana, viajó a la capital belga para tratar de reconducir la situación, lo único que se trajo fue la sugerencia de que el Intecmar suscribiese un protocolo de trabajo con Sanidad para que el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Vilaxoán asumiese las funciones que irían destinadas al laboratorio de referencia comunitario. En eso estaban Quintana y Dolors Montserrat cuando una moción de censura puso a Sánchez en la Moncloa y a la catalana fuera del ministerio.

Coordinación con la Xunta

La actual responsable de Sanidad aseguró ayer que existe coordinación con el Intecmar y que la colaboración con la Administración autonómica es «buena», al tiempo que achacó a un problema de «descoordinación» el hecho que de la Xunta no haya sido convocada a la visita de Carcedo. Sí estuvieron el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada; la subdelegada Maica Larriba, y el alcalde de Vigo, Abel Caballero.

La Xunta, que pedía esas competencias, se ve ninguneada y no oculta su enfado

No ha sentado nada bien en el Gobierno gallego la visita de María Luisa Carcedo. Una, porque no fue invitado ninguno de sus miembros. Y otra, porque, contrariamente a lo que esperaba, la ministra no vino a anunciar ese protocolo que sentaría las bases de colaboración entre el laboratorio de biotoxinas marinas y el Intecmar para que este se encargase de unificar el control de las zonas de producción. Desde la Consellería do Mar, ayer recordaron que el Parlamento acordó en noviembre pedir a la Xunta que instase al Gobierno central a agilizar este protocolo para involucrar al Intecmar en las nuevas competencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El laboratorio de biotoxinas de Vigo asume el control de calidad de todas las zonas marisqueras de la UE