Pesca permite a las artes menores capturar caballa, pero solo de forma incidental


redacción / la voz

La entrada en vigor de la obligación de desembarque ha abocado a la Secretaría de Pesca a cambiar de rutinas e introducir modificaciones en el plan de gestión del Cantábrico Noroeste antes incluso de aprobar la orden que tiene en anteproyecto. Así ha ocurrido con el caso de la xarda, una pesquería que ya está abierta para las artes distintas de arrastre y cerco. Eso sí, la captura de esta especie está permitida solo si se hace de manera accidental, puesto que la pesca dirigida a este pelágico está prohibida y lo estará hasta que no se alcance un acuerdo para la gestión de las cuotas, «de manera particular aquella realizada con líneas de mano y anzuelo». La campaña para las artes menores solía arrancar en marzo, en gestión conjunta para los barcos de una misma provincia. A la vez, se reservaba un porcentaje para pesca accidental. Sin embargo, con el veto a los descartes, la flota no puede devolver al mar la xarda que captura, por lo que, una vez acabado el porcentaje de mínimos y la flexibilidad de cambio por otras especies, la flota tendría que amarrar. Con la pesquería abierta, la caballa capturada accidentalmente se descargará y computará contra la cuota anual provincial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Pesca permite a las artes menores capturar caballa, pero solo de forma incidental