Long Hope quiere poner en evidencia a Noruega en la OIT

Pretenden que la organización internacional, en la que está el país nórdico, se pronuncie sobre su caso


redacción / la voz

Long Hope, la asociación de exmarineros -más de 10.000 gallegos- que reclaman a Noruega su derecho a pensión después de años trabajando en sus mercantes, quieren que su causa cobre carácter internacional. De ahí la gira que llevó a sus miembros por las principales capitales europeas para denunciar la «inxustiza social grave» que Noruega comete con estos trabajadores a los que cerró la puerta de su sistema de protección social por no tener fijada su residencia en el país. Y concluido el periplo, los afectados quieren ahora dar a conocer su caso en todos aquellos foros internacionales en los que Noruega ocupe un asiento. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es una. Oslo es parte de ese organismo de Naciones Unidas especializado en cuestiones laborales, con convenios internacionales que sus miembros están obligados a cumplir. Y estos 12.000 jubilados sin pensión son «una mancha bien grande» para un Estado con supuesta reputación intachable, explica Alberto Paz, portavoz del colectivo.

Ya cuando Long Hope llevó sus pancartas a Ginebra -donde la OIT tiene su sede- expusieron su situación. Y desde el organismo sugirieron que diesen a conocer formalmente el asunto. Eso es lo que están haciendo ahora. El jueves pasado se reunieron con el director de la OIT en España, Joaquín Nieto, miembros de las organizaciones sindicales (CIG, CC.?OO. y UGT) y un representante del Gobierno. Todos ellos se comprometieron a, en la medida de sus posibilidades, llevar a cabo acciones para que la OIT se pronuncie sobre lo que la misma Comisión Europea definió como injusticia social grave: «Que manifesten o que lles parece que haxa miles de mariñeiros xubilados da súa mercante que non cobran pensión a pesar de que pagaron impostos cando estaban enrolados nos seus mercantes». Y que lo hagan delante de Noruega, para que esta quede en evidencia, dice Paz. Como quiera que en la reunión estuvo presente un representante del Gobierno, los afectados aprovecharon para pedir más implicación de España. Ya no que presente esa demanda interestatal, que casi no tiene sentido ahora que la que presentaron ellos por su cuenta está ya tan avanzada.

Vía diplomática

Pero si la vía jurídica por parte del Gobierno ha quedado ya trasnochada, sí se puede hacer algo por la vía diplomática. Ahí está la propuesta que hace más o menos un mes pusieron encima de la mesa de la directora general de la Secretaría de Estado para la Unión Europea, Aurora Mejía, de realizar un convenio bilateral con Noruega. Eso es, de hecho, la sugerencia que realizó en su día la Comisión de Peticiones de la Unión Europea cuando Long Hope expuso su caso. Un acuerdo diplomático en ese sentido resolvería el problema de este colectivo en concreto con Noruega al tiempo que podría fin a una vía judicial que, de resolverse en Estrasburgo a favor de los trabajadores, tendría un efecto cascada para otros colectivos a los que Oslo tendría que atender.

Pero esa propuesta sigue sin tener respuesta por el momento. Por eso el jueves, la dirección de Long Hope aguijoneó al representante del Gobierno, al que conminó a que vaya un paso más allá del apoyo y se implique. Una forma es atendiendo cuanto antes la exigencia del convenio bilateral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Long Hope quiere poner en evidencia a Noruega en la OIT