La campaña del bou de vara arranca con 5.261 kilos de volandeira en Arousa

La actividad de los marineros de Rianxo y Cambados se vio condicionada por el cierre de dos zonas


Ribeira, Vilagarcía / la voz

Un total de 66 embarcaciones iniciaron ayer en Rianxo y Cambados la campaña del bou de vara, con la volandeira como producto estrella. De este bivalvo llegaron a las lonjas de ambos puertos un total de 5.261 kilogramos. Sin embargo, la actividad comenzó condicionada por el cierre de dos áreas de trabajo debido a una prohibición cautelar decretada por el Intecmar. El informe del centro de control determina que «segundo os controis en metais pesados ponse de manifesto que os niveis de chumbo son superiores aos legalmente establecidos».

Fuentes de la Consellería do Mar indicaron que ahora se está a la espera de las nuevas analíticas para determinar si es posible permitir la actividad en estas zonas. Diversas fuentes indicaron que los resultados podrían llegar a finales de esta semana.

Con la superficie de trabajo recortada, el esfuerzo pesquero se concentró en A Pobra y en una franja próxima a Cambados. Los profesionales indicaron que, de no abrirse pronto las zonas cerradas «a volandeira non vai durar moito, porque todos imos buscala ao mesmo sitio». Asimismo, indicaron que las áreas afectadas por el cierre cautelar son dos de las más productivas en esta especie.

Los precios

Los marineros cambadeses tienen un tope de 35 kilos de volandeira, que se eleva hasta los 50 en el caso de los rianxeiros. Cabe señalar que la cotización fue un poco más elevada en Cambados, 8,15 euros de máxima, frente a los 7,90 de Rianxo.

Un aspecto a destacar es que, en el caso rianxeiro, la mayor parte de las capturas, 2.600 kilogramos, fueron subastadas a 2,20 euros, que fue la cotización mínima. En el caso de Cambados fue de 2,30 euros el kilogramo.

El cierre de dos zonas condicionó la actividad de muchos marineros, porque una vez capturada la volandeira no pudieron desplazarse a otras áreas para coger otras especies típicas del bou de vara, como la nécora, el chopo, la faneca, la pescadilla o la lorcha.

Varios profesionales explicaron que los vigilantes les advirtieron que tenían que regresar a tierra, ya que de lo contrario podrían exponerse a una sanción que podría llegar a los 30.000 euros. La medida se adoptó como precaución para controlar que la volandeira procedía únicamente de las zonas autorizadas.

Esta circunstancia provocó el descenso en otras capturas. Asimismo, también motivó que el grueso de las embarcaciones regresasen a puerto mucho antes de lo que suele ser habitual.

La flota del bou de vara tiene por delante cinco meses de actividad hasta el cierre de la campaña. Las capturas de estos profesionales tienen una gran acogida en el mercado y muchos restauradores aguardan su llegada para incluirlas en sus menús.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La campaña del bou de vara arranca con 5.261 kilos de volandeira en Arousa