La armadora del Virxen da Blanca trata hoy de lograr el aval para liberar el barco


redacción / la voz

Que las autoridades irlandesas retuvieran al pesquero gallego Virxen da Blanca a las puertas del fin de semana -el jueves pasado- ha complicado las cosas a la casa armadora del palangrero, amarrado en el puerto de Castletownbere acusado de practicar finning -aprovechar las extremidades y descartar el cuerpo del tiburón- con las aletas anales de la quenlla. Los dos días no laborables en medio han interrumpido los trámites para la liberación del barco, para la que Irlanda exige el depósito de una garantía de 339.000 euros.

Desde la Organización de Productores Pesqueros de Lugo (OPP-7), su gerente, Sergio López, explicó que la armadora intentará conseguir hoy por la mañana el aval para apurar la salida del pesquero retenido en Castletownbere y que pueda poner rumbo a Galicia cuanto antes.

Se trata de una cantidad «desproporcionada», a juicio de la OPP-7, pues la multa, en el hipotético caso de que el barco fuese considerado culpable, sería de 35.000 euros, recogió Europa Press. Es decir, casi diez veces menos de lo que los irlandeses piden como garantía.

La intención de la armadora es levantar acta notarial de la carga que lleva el barco en cuanto llegue a Galicia, así como del número de tiburones y de aletas que guarda para demostrar que no ha practicado finning. Servirá de prueba para un juicio que se celebrará en octubre o noviembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La armadora del Virxen da Blanca trata hoy de lograr el aval para liberar el barco