Saltan las alarmas en Celeiro y Burela al desplomarse el precio de la merluza

«Importacións masivas e desinformación» bajan la cotización a un tercio de la habitual

.

viveiro / la voz

Julio del 2018 está siendo un mes negro para la reina de los pescados blancos: la merluza fresca. No hay precedentes de un desplome de precios como el que ha hecho saltar las alarmas en Celeiro y Burela, los dos puertos merluceros de Europa por excelencia, de donde sale la alta gama de la Merluccius merluccius: la del pincho de Gran Sol. Armadores, tripulantes y gestores del sector se echan las manos a la cabeza al ver cómo las cotizaciones medias por barco han caído a poco más de un tercio de lo habitual. A los pescadores se la pagan en lonja a menos de dos euros el kilo, cuando suele pasar de cinco.

Nada ha cambiado en la calidad, en las cualidades nutricionales, ni en las garantías sanitarias del pescado preferido por los consumidores españoles. Si la merluza europea fresca es la misma, ¿por qué ha perdido tanto valor este mes una especie que aporta el 28 % de la facturación anual de las lonjas gallegas?

Capturada con anzuelo

Aunque armadores de Celeiro y Burela indican que los precios también han disminuido en otras lonjas, la devaluación preocupa especialmente en esos dos puertos de A Mariña lucense, donde la merluza fresca es su principal fuente de ingresos, con más de 106 millones anuales, el 75 % de toda Galicia con esa especie. Y con un plus añadido, porque la mayoría los aporta la más prestigiosa y valorada del mercado, la que se captura en caladeros europeos, una a una, con anzuelo.

«O peixe fresco cociñado como sempre non ten ningún problema», subraya la flota

De momento, Puerto de Celeiro ya ha pedido al Ministerio de Pesca que abra una investigación tras detectar «a entrada de elevados volumes de pescada de calidade regular a prezos moi baixos, a través de algún posto de inspección fronteiriza (PIF)», según Eduardo Míguez, director adjunto de la sociedad de armadores que dirige la lonja celeirense. Al contrario que otras veces, «non procede de países terceiros». No desvela más detalles, a la espera de que las autoridades españolas «comproben se esas importacións cumpren os requisitos». Miguel Neira, gerente de Armadores de Burela, gestora de la lonja de ese puerto, también cita las importaciones como causa del desplome de cotizaciones.

Otro factor que coincide con esta crisis de la merluza lo describe Míguez como «campañas de desinformación interesadas». Neira profundiza cuando plantea «analizar como poden modificar os hábitos de consumo alarmas infundadas, con mensaxes que distorsionan a realidade».

Consejos oficiales de consumo

El gerente de Armadores de Burela lanza «unha mensaxe clara, cientificamente demostrada e comprobada por xeracións: o peixe fresco cociñado como sempre non ten ningún problema para a saúde, senón todo o contrario, porque é moi beneficioso». Subraya que, para comerlo como tradicionalmente en Galicia y en España, «cociñalo é a recomendación oficial de Aecosan», la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, Consumo y Nutrición.

Los dirigentes pesqueros de Burela y Celeiro aluden a supuestos cambios en los consejos para consumir pescados frescos. Sin embargo, Aecosan mantiene los mismos como antídoto contra el parásito anisakis: «Las preparaciones tradicionales de los productos de la pesca (cocción, fritura, horneado, plancha) inactivan al parásito, ya que permiten alcanzan los 60 grados de temperatura en toda la pieza durante al menos un minuto, sin necesidad por tanto de congelarlo». Solo en «preparaciones que no matan el parásito (boquerones en vinagre, ceviche y pescados escabechados, sushi,…)», sugiere congelarlo y mantenerlo «a una temperatura de -20 grados o inferior durante al menos cinco días en equipos frigoríficos de tres estrellas o más».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Saltan las alarmas en Celeiro y Burela al desplomarse el precio de la merluza