La Xunta se abre a ajustar la norma que restringe actos festivos en los puertos

El PSdeG reprocha al PP que ponga puertas a espacios de siempre vinculados a las villas


redacción / la voz

Malpica tuvo su sexta Festa da Xuventude, pero no sin polémica. La celebró la organización por su cuenta y riesgo sin disponer de permiso de Portos de Galicia, que denegó la autorización basándose en el nuevo reglamento que, desde octubre pasado, limita a actividades festivas tradicionales o con vinculación al mar las que pueden desarrollarse en terrenos portuarios. Ese precedente fue lo que llevó a Escarabote (Boiro) a ponerle el apellido de mariñeira a la que, hasta entonces, siempre se había llamado igual que la malpicana. También la segunda milla urbana nocturna de Mugardos tuvo problemas con Portos, que consideraba el evento deportivo como «evento público no autorizable». Se celebró, pero hubo que modificar el recorrido para apartarlo lo más posible de muelles y espigones.

Esos «atrancos» llevaron al PSdeG a solicitar ayer en la Comisión de Pesca del Parlamento una flexibilización de una normativa que, como expuso Loli Toja, da la espalda «á realidade social e cultural de Galicia, onde os portos están integrados nas vilas costeiras», al limitar «ao ámbito mariñeiro e a actividades de arraigo popular o uso lúdico dos terreos portuarios» y cerrar puertas a eventos como carreras, pruebas BTT (bicicletas todoterreno), exposiciones de coches clásicos o cualquier otra actividad cultural que pueda atraer público solo por no tener vínculos con el mar. En este sentido, Toja preguntó a Portos si han calculado las consecuencias de una decisión que, desde luego, «non contribúe a fixar poboación nova».

La seguridad ante todo

El presidente de Portos, José Juan Durán, subrayó que «a seguridade das persoas e bens e velar polo normal funcionamento da actividade portuaria» son requisitos ineludibles para autorizar la celebración de eventos en los espacios portuarios. A partir de ahí, el ente público es consciente «da importancia dos portos para as vilas costeiras» y, de hecho, se autorizan desde verbenas a fiestas populares, pasando por espectáculos feriales y pruebas deportivas. Por eso criticó a Toja por tomar dos ejemplos y obviar que en Ortigueira se permite el festival celta, en Cambados la fiesta del Albariño, la del marisco en O Grove y el Carmen en todos los puertos gallegos. Así que la normativa «non está orientada a eliminar os espectáculos dos portos nin moito menos, senón a vinculalos ao mar e á tradición mariñeira». Ahora bien, la experiencia de estos primeros meses de aplicación «poderá dar lugar a axustes xustificados por casuísticas excepcionais», apuntan desde Portos, que se abren a autorizar otras actividades sin ligazón con el mundo marinero.

Mar dice que hizo lo que pudo por ayudar a Long Hope

El Gobierno gallego «hizo todo lo posible» dentro de sus competencias para ayudar a los marineros jubilados que trabajaron en buques noruegos, aseguró ayer la secretaría general técnica de la Consellería do Mar, Isabel Concheiro, en respuesta a una interpelación del BNG. Concheiro incidió en que la solución «depende del Gobierno central» y recordó que Mar propuso a Long Hope firmar un convenio que esta rechazó.

Amenazas de fuga por parte de los usuarios de la lonja de Vigo por las medidas antifraude

Después de que se descubriese que en la lonja de O Berbés había una presunta trama de corrupción, en la que inspectores portuarios recibían pagos en especies para evitar controles en la venta de pescado, la Autoridad Portuaria de Vigo decidió tomar medidas para luchar contra el fraude y la venta ilegal de pescado. Medidas que, a juicio del BNG, exceden las competencias del organismo e invaden las que corresponden a los Gardacostas, y que han desatado las críticas del sector, que amenaza, incluso, con desplazar sus descargas a puertos como el de Marín, el de Ribeira o el de A Coruña, planteando, además, «pedir o traslado do porto base dos barcos», según expuso ayer en la Comisión de Pesca la portavoz de Pesca del BNG, Montse Prado.

La nacionalista demandó a la Xunta su mediación para suavizar la irrupción como «elefante en cacharraría» de López Veiga, al que acusó de imponer medidas unilaterales que no se aplican en otras lonjas, aparte de que a «previsión de formar a policía pesqueira en materias de competencia do Servizo de Gardacostas de Galicia pode tamén ser obxecto de conflitividade», dijo Prado.

La directora xeral de Pesca, Mercedes Rodríguez, explicó que la Autoridad Portuaria de Vigo es la que tiene concesión de la lonja y, como tal, le corresponde organizar la subasta, marcar normas de uso y garantizar que «non se venda xarda pintada por xarda ou xuliana por peixe sapo», por lo que la Xunta no puede actuar en el caso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La Xunta se abre a ajustar la norma que restringe actos festivos en los puertos