El Parlamento plantea llevar la guerra contra el furtivismo a los restaurantes

Apoyo unánime a un texto para reforzar la lucha contra la venta ilegal de marisco


santiago / la voz

La extracción, comercialización y consumo ilegal de marisco es uno de las grandes problemas que amenaza a los productores gallegos y que no logran ver erradicado del todo, pese a que el furtivismo está tipificado como delito castigado con entre seis y dos años de cárcel desde la reforma del Código Penal del 2015. El Parlamento gallego dedicó ayer un debate a este asunto, aprobando por unanimidad una resolución en la que emplaza a la Xunta, entre otras cosas, a llevar la guerra contra el furtivismo hasta los mercados y restaurantes, «coincidindo con datas festivas nas cales os produtos acadan maior prezo no mercado».

Solo el año pasado, fueron decomisados en Galicia 175.000 kilos de productos pesqueros extraídos de manera ilegal y se incautaron 24.100 aparejos de pesca empleados en esta tarea. Desde la reforma del Código Penal, fueron 316 personas las detenidas y puestas a disposición judicial por este tipo de prácticas ilegales, pero este esfuerzo es todavía insuficiente para erradicar el furtivismo.

«Queremos que a Xunta reforce e intensifique estes traballos», manifestó ayer la diputada Teresa Egerique (PP) durante el debate de su iniciativa en la comisión parlamentaria de Pesca. La finalidad no es tanto hacer una campaña «de temporada», como denunció la nacionalista Montse Prado, sino reforzar una labor que ya se realiza todo el año, como hace, por ejemplo, la Guardia Civil de Tráfico en los períodos de más desplazamientos.

«Nesta loita ten que implicarse toda a sociedade», insistió Egerique, que en el texto de su resolución llama a intensificar las labores de vigilancia contra el furtivismo «naquelas zonas de maior incidencia», pero, además, deteniéndose de manera especial en los ámbitos «da comercialización e da restauración» en los períodos festivos y de mayor afluencia de turistas en Galicia.

Los tres grupos de la oposición apoyaron la proposición no de ley del PP, aunque no sin antes deslizar algunas reservas durante el debate. «Detrás de todo isto está que son incapaces e non teñen un plan para erradicar o furtivismo», denunció Carmen Santos, portavoz de pesca de En Marea, mientras el socialistas José Manuel Pérez Seco se quejó de que la iniciativa del PP esté «no ámbito da imprecisión á que nos ten tan acostumados». «Pouco sabemos das medidas», coincidió Montse Prado (BNG).

Desembarque de los descartes

Ahora bien, los matices puestos sobre la mesa por las fuerzas de la oposición no fueron óbice para que al final se alcanzara un acuerdo unánime para reforzar la lucha contra el furtivismo y llevarla a todos los ámbitos durante el verano. Y tampoco hubo problemas insalvables para que en la misma sesión se aprobara otra iniciativa, también impulsada por la popular Teresa Egerique, para pedirle a la Xunta que elabore un informe sobre el coste económico que puede suponer para las flota gallega la implantación de la obligatoriedad de desembarcar los descartes y computarlos como cuota pesquera.

El informe, además, deberá incluir las alternativas de flexibilidad a la normativa que impulsa Bruselas para preservar la viabilidad de la flota. En la sesión también se aprobó otra iniciativa del BNG para reclamar el traspaso total a la Xunta de la gestión de las centros oceanográficos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

El Parlamento plantea llevar la guerra contra el furtivismo a los restaurantes