Irlanda cierra el paso a marineros de terceros países contratados por gallegos

No les deja entrar para embarcarse aunque tengan permiso de residencia y pasaporte. Sí se les permite volar de vuelta a España si tienen pasaporte y permiso de residencia

.

redacción / la voz

Agentes de las compañías gallegas con pesqueros que faenan en aguas de Gran Sol han hecho llegar a sus asociados advertencias de que Irlanda ha endurecido su política de inmigración y no va a permitir la entrada en el país de marineros extracomunitarios. De ninguno. No podrán traspasar la frontera ni siquiera teniendo residencia o permiso de trabajo en España, y aunque estén provistos de pasaporte o dispongan de la libreta marítima internacional. Es decir, que senegaleses, marroquíes, indonesios o peruanos, los extranjeros con más presencia a bordo de los pesqueros gallegos, no podrán volar de España hasta Irlanda para incorporarse al barco, puesto que, como ha advertido el cónsul honorario marítimo de Castletownbere Diarmuid Oliver O’Donovan a los agentes en una comunicación urgente, su entrada en el país «será rechazada por inmigración», dado que, recuerda, ni Irlanda ni el Reino Unido «están en el acuerdo Schengen».

Precisamente por eso mismo, no acepta la libreta marítima internacional, ni siquiera la de los marineros procedentes de países comunitarios, dado que, subraya el cónsul, «no les vale para las empresas aéreas». Así es que los propios trabajadores españoles, o los portugueses, también con amplia presencia en la flota gallega, podrán viajar a Irlanda y salir de ella «siempre y cuando tengan el DNI o el pasaporte en regla», pero no con solo la libreta de navegación.

Esos mismos documentos, además del permiso de residencia en España, es lo que exigen las autoridades irlandesas para dejar salir a los marineros extracomunitarios. Porque abandonar suelo irlandés para volver a España, sí se les permite. 

Cada vez más restrictivos

Los armadores señalan que tanto Irlanda como el Reino Unido son cada vez más restrictivos con la entrada de marineros que vuelan hasta el país para embarcarse en pesqueros en el puerto de Cork o de Castletownbere. De hecho, no es la primera vez que no dejan entrar a un marinero y que este ha tenido que tomar un vuelo de regreso desde el mismo aeropuerto, sin siquiera salir de la terminal, explica Juan Carlos Corrás, gerente de la organización coruñesa Pescagalicia. Corrás no entiende por qué no se permite el paso de un trabajador que va con un billete pagado, que tiene permiso de trabajo, de residencia y todos los documentos en regla, cuando viaja para «enrolarse en un barco y no para hacer turismo. No se van a quedar en el país, porque tienen su domicilio en España y, en algunos casos, también la familia». Normalmente, para evitar problemas, «ya se intenta que el trabajador extracomunitario se enrole en Galicia», pero hay ocasiones en las que se precisa incorporar un trabajador en mitad de la marea y con el barco más cerca de Irlanda que de A Coruña, Vigo o A Mariña, lo lógico es que el marinero vuele allá y embarque en un puerto del país. 

Solución

Los armadores esperan que las autoridades españolas medien con las irlandesas para que se autorice el embarque de personal extracomunitarios. A fin de cuentas, el extranjero está legalmente establecido en España y así debería ser considerado. De otra manera están añadiendo dificultades a la estabilidad de las tripulaciones, porque se trata de trabajadores que llevan tiempo enrolados en los barcos.

Votación
8 votos
Comentarios

Irlanda cierra el paso a marineros de terceros países contratados por gallegos