Alarma en A Illa al detectar una trama de furtivos

Cuando las mareas son propicias, un coche reparte a los mariscadores ilegales por las playas

Marisco confiscadoa furtivos por los vigilantes de la cofradía de A Illa de Arousa
Marisco confiscadoa furtivos por los vigilantes de la cofradía de A Illa de Arousa

vilagarcía / la voz

Durante muchos años, las cofradías del sur de Arousa vivieron ajenas al drama que, al otro lado de la ría, escribían los furtivos. Sin embargo, parece que el cortafuegos invisible que separaba los dos lados del mar ha empezado a borrarse. El patrón mayor de A Illa, Juan Rial Millán, aseguró ayer que en esta localidad está operando un grupo de mariscadores ilegales perfectamente organizado. Una banda integrada por vecinos de la comarca con pasado turbio, que han encontrado en el marisqueo ilegal una fuente de ingresos que están dispuestos a explotar.

Suelen llegar hasta A Illa, dice Rial Millán, cuando hay grandes secas, como las de estos días. Ayer mismo, los vigilantes de la cofradía fueron alertados de la presencia de un furtivo trabajando en los arenales isleños. «En nada de tempo, xa xuntara 4 quilos. Moita era ameixa pequena, claro», cuenta Rial Millán, que tiene claro que buena parte de ese producto nutre viveros y negocios hosteleros con pocos escrúpulos.

Afirma el patrón mayor que el problema que ha surgido en A Illa no es baladí. «É un grupo moi organizado, moi profesionalizado», relata. Se nota en muchas cosas, dice. Como la manera en la que llegan a las playas. «Teñen un vehículo, unha furgoneta ou un turismo, que vai deixando a un ou dous homes en cada punto», relata Millán. Escogen los lugares con cuidado: buscan siempre aquellos desde los que es más fácil acceder a los bancos marisqueros que pretenden desvalijar.

Más esfuerzos

Obviamente, los furtivos ponen sus ojos en los puntos en los que hay más marisco. Pero es en estos lugares donde la cofradía redobla esfuerzos. Hasta la próxima semana, tanto el sector como los vigilantes extremarán las precauciones, pero es mucho el territorio al que estar atento. Por eso, desde el pósito han decidido dar la batalla en otros frentes. En ese sentido, Juan Rial Millán ya ha mantenido contactos con el alcalde de A Illa, Carlos Iglesias, al que ha informado del problema y al que ha pedido ayuda: la instalación de alumbrado en A Canteira, Con Serrado y Xestelas, tres lugares en los que la oscuridad permite a los furtivos trabajar cómodamente.

Rial dice que los mismos ilegales se sienten intocables, porque «van acumulando denuncia tras denuncia e ven que non lles pasa nada», dice. Por no hablar de lo difícil que es reunir pruebas contra ellos. Al otro lado del puente, en Vilanova, los mariscadores también están preocupados porque saben «que andan rondando», dice la patrona mayor, María José Vales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Alarma en A Illa al detectar una trama de furtivos