Las cofradías gallegas no logran unirse para gestionar juntas el cupo de xarda

Cada provincia administrará el porcentaje asignado, con reglas y fechas diferentes

.

redacción / la voz

Con la costera de la xarda a la vuelta de la esquina, la Federación Galega de Confrarías confiaba en que se pudiese volver a la gestión autonómica del cupo que le corresponde a Galicia de esas 25.020 toneladas asignadas a España, una cantidad que todavía no está cerrada, a la espera de los intercambios con otros países y la aplicación de la flexibilidad interanual pueda mitigar el recorte del 20 % que sufrió el TAC (total admisible de capturas) de la especie en diciembre pasado. Se trataba de «unir Galicia e non dividila», señaló Tomás Fajardo, presidente de los pósitos gallegos, que solo aprecia ventajas en la gestión conjunta.

Pero esa creencia en la unidad solo encontró eco en la Federación de Cofradías de Pontevedra, partidarias de poner en común las cuotas y administrarlas a nivel de toda Galicia. Ni A Coruña ni Lugo quisieron retornar a la gestión autonómica y prefirieron organizarse a nivel provincial. Así es que, a diferencia de las demás comunidades del Cantábrico, las 35 cofradías coruñesas se administrarán su 6,899 % de cupo de xarda, las 6 de Lugo, harán lo propio con su 5,789 % y las 22 de Pontevedra gestionarán su 4,769 %.

Y el pistoletazo de salida de la costera tampoco sonará al unísono, sino que lo hará en dos fechas diferentes. Primero arrancarán los de Lugo, más próximos al inicio de la ruta del verdel, y los de A Coruña. Los barcos con base desde el Eo al norte de la ría de Arousa comenzarán a pescar caballa el próximo día 19 de marzo. Pero en la fecha y el tope semanal de 10.000 kilos por barco es en lo único que coincide. Los coruñeses dejan para la pesca dirigida el 85 % del cupo, y el 15 % restante será para aquellos barcos que la capturan de forma accidental entre otras especies.

En A Mariña lucense hacen una clasificación distinta. Reservan el 85 % para quien emplee anzuelos para pescar xarda. Estos podrán descargar 2.000 kilos diarios por tripulante hasta un máximo de 10.000 kilos por semana. El restos, aquellos que extraigan xarda pero con betas, miños, palangrillos u otras artes, podrán desembarcar semanalmente 300 kilos de xarda. Eso se debe a que, según explicó Basilio Otero, presidente de los pósitos lucenses, a que es la mejor forma de discernir cuándo se hace pesquería dirigida.

Con un 20 % menos

Otero, también patrón mayor de Burela -única cofradía lucense que apoyó la gestión autonómica- calcula que si el año pasado la costera duró para 20 días, este, con la reducción del 20 % en el cupo, lo más probable es que dé para «12 ou 14 días, dependendo das embarcacións que se apunten e da cota definitiva, unha vez nos digan se sobrou ou non do ano pasado».

Los pontevedreses pensaron en hacer coincidir con las demás provincias el inicio de la campaña, pero finalmente optaron por demorarla unos días y arrancarán la temporada con el mes. El día 1 de abril, los barcos que utilizan artes distintas del arrastre y del cerco podrán hacer pesca dirigida de caballa. Para estas embarcaciones, la federación pontevedresa ha reservado el 50 % de la cuota que tienen y dejarán la mitad restante para cubrir la pesca accidental. Eso sí, si los barcos cumplen su parte y trasladan cada día los datos de la campaña -trámite imprescindible para poder llevar bien el recuento- podrá ampliarse ese porcentaje hasta el 70 %, explica José Antonio Gómez Castro. Joselito es de los que también lamenta que las tres provincias no hayan optado por la gestión común a nivel gallego, pero confían en salvar la campaña y que, como el año pasado, queden suficientes kilos para la pesca accidental. En A Coruña, por ejemplo, no fue el caso.

Votación
2 votos
Comentarios

Las cofradías gallegas no logran unirse para gestionar juntas el cupo de xarda