Mariscadores de Arousa «emigran» a Noia ante la falta de bivalvo en su ría

La improvisación e incertidumbre en la campaña de libre marisqueo acentúan el éxodo

.
R. Estévez
Noia, Vilagarcía / La Voz

Desde que el libre marisqueo ya no es lo que era y la práctica desaparición del berberecho de Os Lombos do Ulla es una realidad, los productores de la ría de Arousa han buscado alternativas para trabajar, y uno de los fenómenos más llamativos es el peregrinaje que han emprendido los rañeiros arousanos hacia las concesiones de la Cofradía de Noia, donde la campaña extractiva está a punto de empezar -arranca el 18- y, además, con buenas expectativas.

Este fenómeno se inició al mismo tiempo que la debacle del libre marisqueo, pero ha crecido de forma imparable, y lo seguirá haciendo según vaticinan patrones mayores como el rianxeiro, Miguel Iglesias: «Este ano ímolo notar moito e cada vez vai ser peor». De hecho, esta campaña habrá una auténtica desbandada en Rianxo, donde calculan que la mitad de la flota pondrá rumbo a Noia para trabajar.

Desbandada

No serán los único exiliados en aguas noiesas, ni mucho menos, y la peregrinación llegará también procedente de la margen sur de la ría de Arousa. En Cambados estiman que serán entre 25 y 30 embarcaciones las que se darán de baja para participar en la campaña de Noia, el doble que el año pasado. De A Illa serán una docena, y alrededor de una veintena son los productores de Cabo de Cruz que cambiarán de aires durante los próximos seis meses.

Hay dos posibilidades para quienes quieren trabajar en las concesiones del pósito noiés: darse de baja en sus respectivas cofradías y alquilar -o bien comprar- una embarcación que cuente con los permisos pertinentes. Nadie está muy dispuesto a dar cifras concretas sobre cuánto puede costar el pasaporte a los bancos naturales de Noia, y todo depende de la habilidad negociadora de cada cual, pero desde el sector señalan que el arrendamiento puede rondar los 2.000 euros por tripulante, mientras que la compra requiere una inversión que oscila entre los 40.000 y 55.000 euros.

Y hay muchos profesionales dispuestos a pagar estas cantidades. «Se a campaña é boa, compénsalles o gasto», apuntan desde Noia. Aunque, según señalan los profesionales de la ría arousana, el chollo no lo es tanto porque a esas cifras hay que sumar otros gastos, como el desplazamiento diario al puerto noiés para trabajar. Lo sí parece garantizado es un cierto nivel de ingresos: «Aquí [en Arousa] gañarán ou non, e alá veno más seguro».

Malestar en Arousa

La opinión general se inclina hacia el no. Sobre todo por la improvisación con la que arrancará el libre marisqueo. En menos de un mes se abrirá la campaña y todavía desconocen el estado en que se encuentran bancos como el de O Bohído, sometido durante los últimos años a una faena intensiva, por servir de refugio ante la escasez de Os Lombos.

El malestar es patente en la que es la ría marisquera de Galicia por excelencia, pues los profesionales solicitaron una reunión con la Consellería do Mar para planificar la campaña y todavía no disponen ni de fecha para el encuentro. Lo tendrán hoy los patrones mayores de la ría, para fijar la estrategia e intercambiar la escasa por no decir nula información de la que disponen.

Votación
0 votos
Comentarios

Mariscadores de Arousa «emigran» a Noia ante la falta de bivalvo en su ría