¿Quién maneja las lonjas?

De las cinco grandes rulas gallegas, solo la de Vigo sigue en manos de un organismo público; las otras son gestionadas por organizaciones empresariales del sector

.
Ana Gerpe
redacción / la voz

Al presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, parece quemarle la lonja del primer puerto pesquero gallego. Y eso que la rula se mueve en cifras millonarias: el año pasado facturó 116 millones de euros, un 35 % más que su gran competidora, la de A Coruña, aunque esta le gana en toneladas subastadas. Pero la gestión del Berbés le arde en las manos, por unas pérdidas que cifra en 1,9 millones, y quiere quitársela de encima para resolver esos problemas económicos.

El propio López Veiga reconoció que «el de Vigo es de los pocos puertos de Europa cuya lonja está gestionada por la Autoridad Portuaria». A finales de mes mantendrá una reunión con la cooperativa de armadores Arvi para conocer su disposición para coger las riendas de la rula. Pero el gerente de Arvi, José Antonio Suárez-Llanos, avanza que hasta que no conozcan a fondo los números no dirán ni sí ni no a la posibilidad de asumir la gestión.

No sería el primer caso en que una organización del sector pesquero lleve el mando de una lonja en Galicia. Ya ocurre así en A Coruña, Burela y Celeiro, la segunda, tercera y cuarta más importantes de la comunidad, respectivamente. Desde hace un mes, la quinta rula gallega, la de Ribeira, también está en manos de una organización de empresas.

Pero el otro medio centenar de lonjas que hay en la costa gallega están en manos de cofradías, entidades sin ánimo de lucro. Y para el presidente de la federación gallega que representa a los pósitos, Tomás Fajardo, ese es el mejor modelo de gestión. Es cierto que las subastas de pescado y marisco son una importante fuente de financiación de las cofradías, que se llevan un porcentaje de las ventas que se efectúan en las instalaciones. Fajardo defiende que con ese dinero se pueden prestar servicios adicionales, como la vigilancia de los recursos.

En el caso del pósito de Porto do Son, que también preside Fajardo, cobra un 4 % por la venta de pescado, que sube hasta un 9 % si es de percebes. Estos porcentajes varían de una a otra y los decide cada pósito.

El Ayuntamiento de Ribeira se desliga de la gestión para que la rula inicie una nueva etapa

Hasta hace un mes, la lonja de Ribeira era la única que seguía estando administrada por un ayuntamiento, una situación que ha cambiado con la entrada en funcionamiento de la nueva rula construida por Portos. Uno de los motivos de que el Concello se desligara es que la construcción del recinto de subastas se financió, en parte, con fondos de la Unión Europea y la normativa exige, según explicó el mandatario, Manuel Ruiz, que haya competencia: «No valía el régimen de monopolio», por lo que fue preciso convocar un concurso.

Asimismo, desde Portos se consideraba que lo adecuado era que fuesen miembros del sector los que se ocuparan de la gestión.

Esta circunstancia llevó a nueve sociedades ribeirenses que se dedican a la compra de pescado a constituir dos empresas, una para la administración de la rula y otra que actúa como vendeduría. A estas se unirá también en los próximos días la cofradía de pescadores ribeirense, que tiene un importante peso en la actividad de la lonja.

El nuevo sistema de gestión ha implicado también cambios en el modelo de operar.

Votación
11 votos
Tags
Comentarios

¿Quién maneja las lonjas?