La toxina cierra once polígonos en los últimos días

Afecta a casi toda la ría de Pontevedra, a parte de las de Vigo y Muros-Noia, pero se salva la de Arousa

.

redacción / la voz

Las biotoxinas marinas cierran ya la mayor parte de los polígonos de mejillón situados en la ría de Pontevedra. De los ocho que hay, solo uno permanecía este viernes abierto a la comercialización de bivalvo. Como temía el sector, la marea roja ha avanzado en los últimos días, tras varios meses de estabilidad.

Además, ha empezado a afectar a las instalaciones ubicadas en la ría de Vigo, donde hay ya dos cerradas. Las últimas clausuras las decretó el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar) el jueves pasado.

Las biotoxinas afectan también desde el lunes pasado a dos de los cuatro polígonos de la ría de Muros-Noia. En total, del medio centenar de instalaciones de bateas, once están cerradas a la comercialización. De momento se salva de la marea roja la ría de Arousa, en la que están situadas la mayor parte de los polígonos.

El Intecmar ordenó también esta semana cerrar a la extracción de marisco las rías de Camariñas, Corme y Laxe.

Bateeiros y depuradores constataban hace unos días que este 2017 había sido un año con menos cierres que los anteriores por la presencia de las biotoxinas marinas, que produce de forma natural el fitoplancton del que se alimentan los bivalvos. Bajo condiciones ambientales favorables se multiplican. En la propagación influyen muchos aspectos como los vientos, las corrientes o la temperatura de agua.

Estabilidad truncada

Pero la estabilidad de la que disfrutaban la mayor parte de los polígonos de bateas desde la primavera comenzó a truncarse en los últimos días de agosto. De hecho, bateeiros y depuradores ya auguraban que el panorama podía variar porque la marea roja es impredecible.

Votación
0 votos
Comentarios

La toxina cierra once polígonos en los últimos días