Las mariscadoras se afanan en retirar algas para tratar de salvar los bancos

En Cabo de Cruz están registrando ya mortandad de crías de berberecho y almeja

.

redacción / la voz

Cofradías y agrupaciones de mariscadoras tratan de salvar los bancos de una invasión de algas que amenaza con asfixiar almejas y berberechos. Se trata de un fenómeno habitual cada verano, que se ha intensificado en las últimas semanas a consecuencia del intenso calor y de la subida de la temperatura del agua. Y tal es la acumulación en zonas explotadas por la cofradía de Cabo de Cruz (Boiro) que ya está provocando la mortandad de crías de almeja babosa y berberecho, tal y confirma la bióloga del pósito. «Donde hay más cría hay más algas y están muriendo más que otros años», aclara.

La patrona mayor de Cabo de Cruz, Raquel Souto, explicaba anteayer que están trabajando a destajo para intentar retirar la máxima cantidad de algas posibles de las playas. Pero «sacamos, e ao día seguinte xa está todo cheo outra vez, estamos desbordados», confesaba. En las tareas colaboran las propias mariscadoras, con horquillas, así como dos tractores y un barco.

El manto de sargazo cubre buena parte de los bancos de las rías de Muros-Noia, Pontevedra, Arousa y Vigo. El patrón mayor de Raxó, Iago Tomé, explicó que «están por todo, é impresionante, pero de momento a mortandade do marisco non é alarmante», destaca. En las explotaciones de ese pósito de la ría pontevedresa sacaron los tractores de limpieza hace ya un mes y continúan trabajando. «Quitas unhas e saen outras, facía falta mar de fondo, unha revoltura, para que levara todo», deseó Tomé.

La presidenta de la agrupación de mariscadoras de Vilanova, María del Carmen Martínez, constató la gran cantidad de algas de este verano, aunque, de momento, «mortandade non temos, porque estamos seguido limpando co tractor e con horquillas para intentar perder o menos posible», resaltó. En esa zona de la ría de Arousa, más que algas hay limo, que «se non o quitas, en dous ou tres días afoga o marisco».

María del Carmen Vázquez, patrona mayor de la cofradía de Lourizán, en la ría de Pontevedra, que gestiona el importante banco marisquero de Os Praceres, explicó que allí el problema de algas lo detectaron a principios de esta semana, y que hasta el momento los recursos no parecían afectados.

Desde la Consellería do Mar reiteraron que este fenómeno de acumulación de algas «é totalmente natural, pero pode causar dificultades na osixenación dos moluscos no caso de que sexa moita a acumulación». De ahí que, según avanzó, el departamento dirigido por Rosa Quintana esté siguiendo la evolución del problema para verificar sus efectos sobre los recursos.

La consellería explicó que cada año convoca ayudas destinadas a la conservación y restauración de los ecosistemas marinos. Incluyen la recogida das algas en caso de proliferación excepcional y cuando para retirarlas sean necesarios medios mecánicos. Para este año hay una partida reservada de 2,3 millones.

Votación
1 votos
Comentarios

Las mariscadoras se afanan en retirar algas para tratar de salvar los bancos