España envía más de 80.000 toneladas de conservas al extranjero en 5 meses

Los túnidos enlatados suponen más de la mitad de las ventas a otros países


redacción / la voz

Tirar de una anilla para disfrutar de un plato elaborado a base de pescado o marisco enlatado es algo que cada vez se estila más en los hogares españoles, según los datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura. Pero, por las cifras de la patronal conservera, Anfaco, ese gesto también se va haciendo más habitual en el extranjero. Y en estos últimos cinco meses, parece que tras ese abrefácil había en mayor medida producto enlatado en España.

Entre enero y mayo del año pasado, los fabricantes españoles -con Galicia a la cabeza- enviaron fuera de sus fronteras 83.172 toneladas de conservas, semiconservas y preparados de pescados y mariscos, valoradas en más de 378 millones de euros. Eso supone un incremento de casi un 13 % en volumen y un 22 % del valor con respecto al arranque del 2016.

Según Anfaco, España afianza así su posición como referente a nivel mundial en la producción y comercialización de pescados y mariscos en general y de procesados en particular. No en vano el año pasado este tipo de preparados acaparó el 22 % de los casi 3.500 millones de euros que movió la exportación de referencias de este capítulo.

La patronal conservera también resalta la variedad de preparaciones de estos productos que se reclaman internacionalmente. Y aunque las de mayor éxito y demanda son las sepias y calamares, los mejillones, las sardinas, las caballas y las anchoas, todavía no hay especie que haya podido destronar al rey de las latas: el atún.

Los socorridos túnidos

Los túnidos, en las distintas ramas de su familia, vuelven a ser las conservas más comercializadas en todo el mundo, con un volumen total exportado de enero a mayo de 49.089 toneladas, con un valor de casi 244 millones de euros. Esto ha supuesto un aumento de 16 % en el volumen exportado y de un 27 % en cuanto a ingresos, en comparación con el año 2016. También se han enviado al extranjero más latas de sardinas -aunque se han vendido más baratas-, muchas más de mejillones -del orden de un 62 % más, porcentaje parejo al de los ingresos por su venta-, y más sepias y calamares -un aumento del 24 % en volumen y del 32 % en valor-. Por el contrario, se ha reclamado menos pulpo y menos caballa y tampoco han pedido más almejas, berberechos y otros moluscos similares. Anchoas en salazón también han cruzado la frontera en menor cantidad, pero a cambio se han vendido más caras.

Desde Anfaco ven con optimismo la evolución del sector y esperan que en un corto plazo lograr que las exportaciones lleguen a cubrir el 50 % de su producción. Sin duda cuentan «con el apoyo de la patronal» para avanzar en la internacionalización y lograr una posición estratégica del sector, «convirtiendo a España en un referente a nivel mundial, además de continuar generando valor añadido y empleo».

Clientela

En cuanto a los paladares que reclaman las conservas españolas son, en su mayoría, comunitarios. El resto de Europa, también las cata, pero en menor volumen que, por ejemplo, los africanos. Incluso los americanos las consumen más.

Y los principales clientes de los túnidos que se enlatan en factorías españolas son los italianos, a la cabeza, los franceses y los portugueses, seguidos de los británicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

España envía más de 80.000 toneladas de conservas al extranjero en 5 meses