El mercado recibe al pulpo gallego con precios récord tras el fin de la veda

En Ribeira, principal plaza del cefalópodo, se alcanzó un máximo de 11,40 euros

.

redacción / la voz

Dicen los expertos que, como a los demás cefalópodos de su familia, al pulpo le está sentando bien lo del cambio climático y el calentamiento global. Eso explicaría la mayor abundancia de la especie, que el año pasado dejó boquiabierto al sector gallego al protagonizar un año récord de descargas: ni más ni menos que 3.000 toneladas, un 66 % más que en el 2015. Para lo que ya no hay tanta explicación es para lo del precio. «Prohibitivo, por sorte para nós», dice José Manuel Rosas, patrón mayor de Bueu, que transmitió la satisfacción de la flota polbeira tras un arranque de la campaña muy prometedor, por más que la primera jornada siempre sea meramente orientativa.

Ayer, después de 45 días de veda, las nasas regresaron al mar. De Bueu zarparon 40 embarcaciones, frente a las diez que optaron por ir a la nécora, especie que se reabrió prácticamente el mismo día a la captura. Unos largaron los aparejos dentro de la ría; otros trabajaron más en el entorno de Ons. Mientras estos últimos conseguían el cupo -de 30 kilos por barco y 30 por tripulante hasta un tope de 210 kilos- sin problema, los que faenaron más en el interior trajeron el tope «raspado». En total: 4.000 kilos. En piezas de buen tamaño que se pagaron en lonja «mellor que ben». Desde los 7 euros en los que se pararon los lotes con piezas de poco más de un kilo, hasta los 11 que se ofrecieron por los ejemplares de mayor tamaño.

En la principal plaza

Mejor cotización alcanzó el cefalópodo en la que es la principal lonja de pulpo de Galicia: Ribeira. En el puerto barbanzano se descargaron este lunes en torno a 5.600 kilos, pues los profesionales no encontraron problemas para llegar al tope autorizado por embarcación. El precio máximo al que se vendió el cefalópodo en la rula de Santa Uxía fue de 11,14 euros, frente a los 6 a los que se despacharon las piezas más pequeñas. No se quejan tampoco por la cotización en Muros, donde, las descargas no fueron muy abundantes -una media de 50 kilos por embarcación, según indicaron desde la lonja-, pero se espera que a lo largo de la semana, dado que algunos barcos simplemente largaron las nasas y no recogieron. Lo harán hoy. Y esperan que se mantengan los precios de la subasta de ayer: entre los diez euros el kilo de los lotes de mayor tamaño y los seis de los ejemplares más pequeños. 8,50 de media, espectacular, si se tiene en cuenta que en lo que va de campaña -interrumpida a finales de mayo-, era de 6,86 en el conjunto de las lonjas gallegas.

En Cambados se subastaron unos quinientos kilos de pulpo, entre los 5 y los 10 euros, similares cifras -tanto en volumen como en cotización- a las que se registraron en la lonja de O Grove.

Ni que decir tiene que los profesionales están satisfechos de las cotizaciones. No se podrá decir lo mismo de los turistas y aficionados a las raciones de pulpo gallego.

Votación
0 votos
Comentarios

El mercado recibe al pulpo gallego con precios récord tras el fin de la veda