Quintana tira de optimismo ante el futuro incierto de los fondos pesqueros

La conselleira demanda a Bruselas más agilidad en el desembolso de las ayudas

.

bruselas / corresponsal

Se avecinan nubarrones para la flota gallega. Los menguantes fondos europeos vuelven a estar contra las cuerdas. No tiene que ver con la gestión de las ayudas. Eso quedó claro ayer en Bruselas, a donde acudió la conselleira de Pesca, Rosa Quintana, para explicar en un foro sobre cohesión qué está haciendo la Xunta con su parte del pastel. Los peligros vienen por otro flanco más inesperado. 

La Comisión Europea presentará esta semana una propuesta que pondrá patas arriba el actual marco de gestión y reparto de fondos europeos, donde las ayudas a la cohesión y la PAC consumen los dos tercios del presupuesto de la UE. Las prioridades han cambiado para la institución que preside Jean Claude Juncker. La pesca perderá terreno en favor de la defensa, la seguridad y la migración, nuevas prioridades de los 28. El comisario de Crecimiento y Empleo, Jyrki Katainen, instó ayer a regiones y Gobiernos centrales a examinar «con honradez» si el modelo de transferencias entre países es el más adecuado. El Ejecutivo comunitario, inspirado en Berlín, es partidario de seguir vinculando los fondos de cohesión a la situación macroeconómica y sugiere desembolsar los pagos «en función de los resultados y no de las facturas», como indicó el finlandés. Una vuelta de tuerca que puede poner en aprietos a un sector ya de por sí ahogado con la aplicación de la nueva y exigente política común de pesca (PCP) y la incertidumbre del brexit. Todavía no se conocen los detalles de cómo pretende Bruselas exprimir los presupuestos. Quintana trata de mantener la calma: «Non hai que ser pesimistas. Estamos nunha situación moi boa (...) O de buscar resultados e non facturas pode ser unha fórmula, entendemos que os encargados da xestión temos que ser o suficientemente responsables e nós o vimos acreditando dende que somos membros da UE», sostuvo antes de desear que el sector pesquero salga ganando con la reforma de una política necesaria para garantizar la convergencia entre las regiones más ricas y más pobres de Europa.  

Eficacia administrativa

Como potencia pesquera de la UE, Galicia expuso ayer por boca de la conselleira cómo se están planificando y ejecutando los fondos. Sobre la mesa se pusieron los planes de cooperación y cogobernanza entre la Xunta y el sector. Fruto de ese trabajo nacieron los grupos de acción local de pesca. Al menos 14 orbitan alrededor de 48 proyectos que están consiguiendo financiación europea y público-privada en el Puerto de Vigo. Quintana quiere convertir la terminal en un puerto «verde, competitivo e inclusivo». Por el momento ya se han solicitado el 20 % de los fondos del sobre de 207 millones de euros previstos. 

Pero al margen de los progresos en el macroproyecto portuario, la Xunta demandó a Bruselas una mayor agilidad en los desembolsos de fondos: «Coincidimos con todas as rexións en demandar maior axilidade administrativa para que os fondos cheguen da forma máis rápida posible aos promotores dos proxectos».

La Xunta no apoyará la demanda de responsabilidad patrimonial del cerco gallego

Un no rotundo. La Xunta no respaldará ninguna acción eventual que emprenda la asociación de armadores del cerco gallego (Acerga) para exigir al Ministerio de Pesca que los indemnice por los polémicos planes de gestión para el Cantábrico noroeste del 2013 y el 2014, que la Justicia española ha tumbado. 

El colectivo acampó en San Caetano durante meses para exigir un reparto justo de las cuotas de xarda, jurel y anchoa. Sus denuncias llegaron hasta la UE y ahora, tras el espaldarazo judicial, barajan la posibilidad de iniciar un procedimiento para reclamar la «responsabilidad patrimonial» de la Administración por la pérdidas de capturas y el consecuente perjuicio económico que sufrió la flota.

«Dende logo eu non o vou apoiar. Nestes momentos os datos cantan bastante», manifestó ayer Quintana, cerrando la puerta a cualquier reconciliación. Para justificar la negativa, la Xunta apeló a las cifras: «Dende o 2012, todos os anos aumentaron tanto as descargas como a facturación. O 2016 foi un ano de ventas histórico así que se Acerga entende que os seus intereses se viron prexudicados, paréceme lóxico que recorran, pero nós cremos que pasou o contrario. Galicia ten conseguido máis capacidade de pesca nestes últimos anos», zanjó.

Votación
1 votos
Comentarios

Quintana tira de optimismo ante el futuro incierto de los fondos pesqueros