«Non podemos pór 10.000 luces na ría»

Bateeiros de Arousa defienden fórmulas distintas a las balizas luminosas para evitar la contaminación lumínica en la ría

«Non podemos pór 10.000 luces na ría» Bateeiros de Arousa defienden fórmulas para señalizar las bateas que no impliquen más contaminación luminosa

redacción / la voz

Cada madrugada parten a bordo del Mencer desde el puerto insular de O Xufre. La ría de Arousa es, con diferencia, la que más viveros flotantes presenta. Cerca de 2.500 bateas salpican sus aguas. Aunque los hermanos Dios la conocen como la palma de la mano -pues su familia lleva más de 50 años dedicándose al mejillón-, un despiste los llevó a embestir contra las vigas de una de sus propias plataformas hace tres meses. «Había moito nordés e eses son os peores días para ver. Salvounos que o barco é forte, de poliéster. Se fose de madeira, abriríase unha fenda», apunta el más joven de los dos, Víctor Dios Otero.

El accidente de Combarro ha monopolizado las conversaciones estos días. Todos coinciden en apuntar a la mala suerte como factor determinante del siniestro, en el que murieron tres de los cinco tripulantes del pesquero. «Seguro que pasaron moitas veces por ese sitio», añade el otro hermano, Benito, mientras realiza unas maniobras en el Mencer. Navegar entre bateas -su superficie supera de media los 600 metros cuadrados-, siempre requirió de destreza. «Non teñen ningún tipo de sinalización. Os polígonos si están marcados cunhas boias», dice Víctor. Esto no significa que su posición sea desconocida: «Figuran nas cartas náuticas coma calquera outro obstáculo marítimo». ¿Y de noche? ¿Cómo se las arreglan para sortearlas? «Coas luces dos barcos debería chegar», responde. Dentro del puente, el bateeiro detalla los instrumentos que los guían: un radar de superficie, un compás y dos aparatos de radio. «Outros compañeiros axúdanse tamén de GPS», añade.

Aprobación de Puertos

Tras el accidente del Nuevo Marcos, la Consellería do Mar ha anticipado que su proyecto de instalar un centenar de señales marítimas en los polígonos próximos a los accesos de los puertos autonómicos podría hacerse realidad a partir de junio. El plan, presentado por Portos a comienzos del 2016, está pendiente de la aprobación de Puertos del Estado. Fuentes del departamento que dirige Rosa Quintana matizan que lo más probable es que se trate de balizas luminosas, nunca de focos de luz. Una idea que Víctor Dios también rechaza: «Con tódalas bateas que ten a Arousa, se hai que poñer un foco en cada unha das súas esquinas, teriamos que colocar 10.000 luces na ría», descarta tajante. Las balizas, admite, «serían unha axuda, aínda que servirían de pouco ós que andamos dentro dos polígonos». Tanto él como su hermano defienden que hay que mejorar la seguridad, pero apuestan por fórmulas menos agresivas como marcar con pintura reflectante los vértices. «As farolas dos portos e dos paseos marítimos, así como os faros dos barcos, cada vez máis potentes, derivan nunha contaminación lumínica que non só afecta ós peixes», explica Víctor.

El arousano está convencido de que tantas luminarias han empeorado la visibilidad. «Para distinguir os obxectos, ou calcular as distancias, precisas ter contraste. A claridade que hai agora no mar é esaxerada, cégate. Algo tan común como a ardora agora xa non se aprecia», lamenta. Se refiere a los destellos del plancton cuando el mar «escachaba» en la proa. Un regalo, ya pasado, de sus noches en vela faenando.

La Consellería do Mar prevé empezar a instalar señales en los polígonos a partir de junio

Hace ya más de un año largo que Portos de Galicia terminó de redactar su propuesta de señalización de acceso a los 122 puertos que conforman la red de titularidad autonómica. Es en el marco de ese plan donde figura el marcaje de los polígonos de bateas situados en las inmediaciones en las entradas a los espacios portuarios.

El proyecto del ente público gallego fue puesto sobre la mesa de Puertos del Estado en febrero del 2016, como organismo encargado de su tramitación y aprobación. Desde entonces, el departamento adscrito al Ministerio de Fomento «está a cumprir cos pasos regrados de tramitación», explican desde la Consellería do Mar, un proceso burocrático que incluye consultas a diferentes organismos y entidades, como pueden ser las capitanías marítimas, cofradías de pescadores y asociaciones sectoriales.

Fuentes del departamento que dirige Rosa Quintana señalaron que, según Puertos del Estado, después de cubrir todos esos trámites, «que precisan respectar os prazos legais de resposta por parte dos implicados», el organismo estatal «ten prevista a aprobación da proposta na súa próxima reunión do mes de xuño», apuntan. Una vez que tengan el visto bueno de Madrid, Portos y las autoridades portuarias gallegas ejecutarán el plan previsto, que incluye la dotación de 98 nuevas señales marítimas. De hecho, el ente que preside José Juan Duran tiene consignados en los presupuestos del 2017 una partida de 900.000 euros para dos años.

Votación
3 votos
Comentarios

«Non podemos pór 10.000 luces na ría»