La escasez de cuota atomiza aún más al cerco gallego en la gestión del jurel

Los barcos se agrupan en diez entidades y una veintena deciden llevar un autocontrol

.

redacción / la voz

A diferencia de las demás comunidades del Cantábrico, en la que se impone la gestión conjunta de la cuota de jurel y xarda en torno a una única organización -como mucho dos-, en Galicia la atomización del sector del cerco es la tónica y las embarcaciones se aglutinan en hasta una decena de agrupaciones diferentes para controlar los cupos de que disponen en la zona VIIIc -desde Fisterra hasta el golfo de Vizcaya-. Colectivos que, además, conforman subdivisiones y hasta se detectan fórmulas diferentes de gestión entre cerqueros que están dentro de una misma entidad.

Una ojeada al Boletín Oficial del Estado (BOE) de ayer, en el que apareció publicado el reparto de jurel para el cerco que opera en las zonas VIIIc (Cantábrico) y VIIIb (golfo de Vizcaya), permite apreciar esa división en toda su extensión, agudizada todavía más, si cabe, por la escasez de cuota, recortada para este año un 23 % en las aguas del Cantábrico. 

España dispone de 11.890 toneladas de jurel, del que al cerco le corresponden 10.800. Como este año no ha habido variación en el censo de buques, las cifras de reparto son idénticos a los del año anterior, aunque la Secretaría General de Pesca ha tenido hilar más fino y ajustar a cuatro decimales ese porcentaje para «evitar los pequeños desajustes que se producían entre porcentaje de cuota y kilos asignados». Que haya habido que calibrar con esa precisión da idea de lo escaso que es el cupo y, sobre todo, de las rivalidades que esas estrecheces alimentan. 

Dos tercios en gestión conjunta

En Galicia, la mayoría de las embarcaciones de cerco -dos tercios- siguen realizando una gestión conjunta a través de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga). Su portavoz, Andrés García, anticipa ya las dificultades que tendrán para hacer que la cuota de jurel sea suficiente para todo el año: «É máis do mesmo, así que pasará o que pasou o ano pasado, e o anterior e o anterior», apunta.

Mientras no se corrija el reparto, Acerga «seguirá escaso» de cupo, pues continúa siendo el colectivo «con máis número de barcos e o que menos quilos ten». Este año administrará dos millones de kilos de la especie, después de haber reclutado más barcos para sus filas y su gestión conjunta. Eso da pie a Acerga a ensalzar el sistema que siguen, que ha permitido «ter a pesqueira aberta case todo o ano».

Según explicó Andrés García, los cerqueros adscritos a la entidad se aproximaron al consumo óptimo, pues agotaron el cupo que tenían para la zona IXa -de Fisterra al golfo de Cádiz-, consumieron el 96 % del jurel en la VIIIc y el 98 % de la xarda que tenían asignada. Reprocha que haya sobrado en otras áreas y reclama un sistema ágil para aprovechar lo que no se consume, puesto que «se tivésemos máis, máis consumiríamos».

La resolución publicada ayer también recoge la penalización impuesta a una serie de embarcaciones que superaron el cupo asignado. Seis cerqueros han pescado de más en el Cantábrico y uno en la zona del golfo de Vizcaya. Este último capturó una cantidad 25 veces mayor a la que tenía asignada.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La escasez de cuota atomiza aún más al cerco gallego en la gestión del jurel