Madrid escandaliza al arrastre gallego al proponerle que ceda gallo a Portugal

Recuerdan que los lusos trabajan el fin de semana en sus aguas y venden en sus mercados

.

redacción / la voz

Ni tres meses le ha rendido a Portugal la cuota de gallo que tenía para todo el año, después de que los ministros de los 28 pactasen en diciembre una rebaja del TAC (total admisible de capturas) para este año de un 15 %. Desde el pasado día 6, los barcos que llevan pabellón del país vecino no pueden realizar pesca dirigida hacia lo que ellos denominan areeiro. No pueden hacerla en sus aguas de la zona IX, ni en las de la VIIIc (el caladero del Cantábrico y Noroeste) porque ya han alcanzado el 80 % de la cuota y su Gobierno ha dejado el resto del cupo para cubrir las capturas incidentales por parte de la flota. Mientras tanto, el Ejecutivo luso ha sondeado a la Administración española por si le conviene hacer un intercambio de gallo por merluza. Y Madrid así se lo ha planteado a los arrastreros del Cantábrico.

A falta de conocer la reacción de la flota de otras comunidades, la del arrastre gallego se mueve entre la carcajada y la indignación, rayando incluso en el escándalo por la ingenuidad del ministerio al entrar a valorar siquiera una propuesta que se traduciría en dar gallo a una flota que compite con la gallega en sus mismos mercados y en condiciones ventajosas, dado que pueden trabajar los fines de semana en Galicia mientras las embarcaciones gallegas están amarradas.

«Non sei como Madrid pretende que lle demos rapante aos portugueses, co convenio de pesca que temos, que lles permite traballar as fins de semana mentres nós estamos amarrados, pois poñen o luns á venda, un día antes que nós o peixe, e nos chegamos o martes, co mercado xa abastecido e, por tanto, con menor prezo», argumenta Torcuato Teixeira, secretario xeral de la coruñesa Pescagalicia.

Así que la respuesta de esta organización será negativa: «Non lle vamos a dar meiga a unha flota que compite deslealmente, dado que traballa sábados e domingos e, por riba, poden empregar tren de bolos» para capturar gallo, aparejo complementario del arrastre que se emplea en zonas rocosas y que está prácticamente vedado a los arrastreros españoles -solo pueden emplearlo fuera de las 12 millas y con autorización expresa por parte del Ministerio de Pesca-. Todo eso dejando al margen que la mayor parte de esos 30 barcos portugueses que faenan en el Cantábrico pertenecen a armadores gallegos y compiten en su mismo mercado. 

Equivalencia

Cosa distinta sería que operasen en las mismas condiciones. Como ocurre en el caso del cerco, que siguen las mismas reglas. Así se entiende que intercambien anchoa o jurel. Pero lo que no parece adecuado es dar «máis vantaxes» a la flota portuguesa.

Y con el no por delante, tampoco les parece de recibo que esa propuesta de intercambio pretenda ser de uno a uno: un kilo de gallo por uno de merluza. «En caso de aceptar, o intercambio non podería ser paritario, pois as especies non teñen o mesmo valor; a relación debería ser de dous a un, dous quilos de pescada por un quilo de rapante», abunda Teixeira.

El secretario xeral de Pescagalicia señala que estarían más interesados en cambiar cuota de xarda con Francia en la VIIIc, puesto que el país vecino apenas consume el 15 % de su cuota.

Toque de atención para que se revise un acuerdo de pesca que vence en diciembre

En la Organización de Productores de Pesca Fresca Pescagalicia (OPP 31) empiezan a impacientarse. Hace dos meses que han solicitado una reunión urgente con el secretario general de Pesca, Alberto López García-Asenjo, y continúan esperando. Ese apremio venía dado por el cierre de la cigala en el Cantábrico y la necesidad de abordar iniciativas para corregir esa prohibición de pesca, y por la renovación del convenio con Portugal toca en diciembre y temen que «a data se nos bote enriba».

La flota arrastrera no está dispuesta a permitir que se vuelva a firmar un acuerdo de pesca como el actual, que establece condiciones distintas para la flota de uno y otro país aunque faenen en el mismo caladero. Así es que los lusos pueden trabajar sábados y domingos a doce millas de Galicia mientras la flota gallega está amarrada a puerto. Y para impedirlo «deberiamos ir empezando a traballar, dicíndolle a Portugal que non queremos ese pacto», explicó Teixeira. 

Sobresalto en el sector

Otra cuestión que pretenden aclarar con Alberto López son sus planes para el caladero, después de que su director general Rafael Centenera sobresaltase la semana pasada al sector al asegurar en unas jornadas organizadas por el cerco que sigue sobrando flota en el Cantábrico y que no hay previsión de corregir el plan de gestión de ese caladero a menos que así lo decidan los tribunales, donde está recurrido por partida doble.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Madrid escandaliza al arrastre gallego al proponerle que ceda gallo a Portugal