La flota se encomienda a los Veintiocho para sortear la «segadora» de Bruselas

El sector pesquero español no oculta su inquietud en vísperas de la fijación de cupos


Redacción / La Voz

La Comisión Europea se ha fijado el propósito de conseguir el rendimiento máximo sostenible (RMS) y enfila hacia ese objetivo como un toro de Miura, directo y sin pararse a pensar en las cornadas que puede ir dando. Pasa por alto esa coletilla de «siempre que sea posible» y se obceca en alcanzar el RMS en todas las especies ya, obviando que el compromiso es el de situar dentro de límites biológicos seguros todos los stocks, pero como muy tarde en el 2020. Faltan cuatro años para ese «como muy tarde».

Esa ansia es la que ha llevado a Bruselas a plantear una propuesta de totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas para el año que viene con cantidades mucho más restrictivas que las recomendadas por los científicos, «despreciando, una vez más, la sostenibilidad socioeconómica de empresas y pescadores», advierte la patronal de la pesca española, Cepesca, que no oculta la inquietud de la flota ante lo que pueda ocurrir mañana, cuando arranca el Consejo de Ministros en el que se fijarán los cupos. No es para menos pues, según advierte, en el caso de la merluza o el rape, los barcos dirigidos a esas especies no serán capaces de asumir las reducciones planteadas.

Para parar esa segadora que Bruselas ha puesto en marcha, a la flota lo único que le queda es encomendarse a los ministros de Pesca de los Veintiocho para que calibren ese impacto socioeconómico y suavicen los recortes propuestos. Al mismo tiempo, los conmina a exigir un incremento proporcional en las especies que a partir del año que viene no se podrán descartar. Estas son algunas de las amenazas en aguas ibéricas.

Merluza

La flota cree que debe aumentar un 10 %. Bruselas desea dar un tajo del 35,9 % al TAC de este año para dejarlo en 6.838 toneladas, a pesar de que los científicos recomendaban 8.049, lo que supondría una reducción del 20 %. Vale que aplicar las tesis de la Comisión permitiría incrementar un 40 % la biomasa reproductora del stock, pero el precio socioeconómico a pagar sería inasumible para el sector, en un ejercicio en el que, además, habrá más barcos afectados por la obligación de desembarque. Así las cosas, Cepesca, a la luz de los informes realizados por la Secretaría General de Pesca, estima que el TAC debería o mantenerse o incrementarse un 10 %, lo que conllevaría un aumento de igual porcentaje en los reproductores de merluza.

Gallo

Reducción sobre lo ya recortado. La Comisión propone reducir un 25,7 % el TAC de gallo hasta dejarlo en las 1.013 toneladas. No valora que esta especie ya sufrió el año pasado un tajazo del 40 % y, sobre todo, obvia, a juicio de Cepesca, que, según el ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) ya está en niveles de RMS. Así que mantener el TAC sería lo adecuado.

Rape

Cicatera en el aumento. Muy bien debe estar el stock cuando Bruselas sugiere elevar el cupo un 54 % y situarlo en 3.955 toneladas. Pero la patronal recuerda que entra en la obligación de desembarque el próximo año, por lo que la subida debería ser mayor.

Cigala

En contra del TAC cero. Bruselas ha visto tal mal la cigala que plantea prohibir totalmente su captura. Sin embargo, desde Cepesca llaman la atención sobre el hecho de que la flota ha constatado mayor abundancia de la especie y, por tanto, que está en mejor situación que hace unos años. Así que considera que no es necesario ese TAC cero y que debería mantenerse en esas 48 toneladas que se permiten en la actualidad.

Jurel

El doble de recorte que la propuesta científica. Los asesores del ICES plantearon una reducción del 23 % para el jurel. Y esa es la que quiere que se aplique la patronal, que califica exagerada la suscrita por la Comisión: del 45 %. Un porcentaje que no tiene en cuenta el impacto socioeconómico que esa reducción tendría en puertos gallegos.

Anchoa

Demasiada precaución en el mantenimiento. El Ejecutivo comunitario quiere dejar en las 10.622 toneladas el TAC del año que viene, sin tener en cuenta que el cupo se revisó al alza este año y que está habiendo buenos reclutamientos, por lo que no es descabellado pedir 15.000.

Poca generosidad en las cuotas de especies «sanas» en Gran Sol

Por ratear, la Comisión escatima toneladas hasta en aquellos stocks que ya están dentro del RMS. Es el caso de la merluza de Gran Sol, especie para la que Bruselas plantea un aumento del 2,8 % sin atender a que está sujeta a la obligación de desembarque. La patronal plantea seguir los dictados del ICES y elevar un 13 % el cupo, lo que permitiría cumplir el RMS y, además, cubrir las cantidades que ahora no pueden ser descartadas.

Rape blanco y rape negro

No al recorte. No acepta Cepesca la reducción del 11,9 % que plantea Bruselas para el conjunto del stock de rape blanco y negro. Cree que debería elevarse un 10 %, o al menos mantener las 42.496 toneladas de este ejercicio. Basa su petición en que ambas especies mejoraron durante el trienio 2013-2015, (un 16,3 % en el caso del rape blanco y un 28,6 % en el del rape negro, respecto al 2010-2012).

Gallo

Récord de reproductores. Cepesca propone aumentar, al menos, un 15 % el TAC de gallo (26.953 toneladas), frente a la reducción del 27% propuesta por la Comisión. ¿Por qué? Por el buen estado de la biomasa, «en valores récord desde hace más de 30 años», por el aumento de la biomasa de reproductores registrada en el último año, por el descenso de la mortalidad por pesca y por el repunte del reclutamiento.

Lubina

Rechazo a las medidas especiales. La patronal rechaza la propuesta de establecer medidas especiales para la lubina del golfo de Vizcaya, especie que no tiene TAC. Bruselas quiere limitar las capturas a 80 kilos al mes para el arrastre de fondo, especie muy rentable económicamente y que solo entra en lances puntuales.

Armadores de Vigo rebaten el informe de Oceana de la sobreexplotación

A mediados del mes pasado, la organización Oceana difundió un informe elaborado por el experto Rainer Froese, del Centro Helmholtz de Investigación Oceánica Geomar (Kiel, Alemania), que ponía el acento en que en las aguas europeas el 85 % de las poblaciones de peces se hallan en estado no saludable y solo el 12 % cumple el rendimiento máximo sostenible. Ese estudio, sobre 400 especies, dio pie a Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa, para decir que «si gestionáramos la pesca de modo sostenible y basado en la ciencia, las capturas podrían aumentar un 57 %; es decir, 5 millones de toneladas».

El trabajo ha encontrado una reacción inmediata en los armadores de Vigo (Arvi), que han puesto a los científicos de su comité asesor a analizar la consistencia de ese análisis al que se aferra Oceana. Así, el doctor en Biología Enrique de Cárdenas y Álvaro Fernández, exdirector del IEO y miembro en España del ICES resaltan que el documento «constituye un laborioso y exhaustivo trabajo de recopilación de información disponible a nivel mundial», muy útil para ver la trayectoria deseable para la recuperación de la biomasa de las distintas especies en ausencia de datos precisos. Ahora bien, para las pesquerías comunitarias que analiza, «al existir información detallada del ICES, el modelo utilizado se aleja bastante de la realidad».

Además, en el caso de las pesquerías multiespecíficas y multiartes, «los autores, «aún reconociendo que por la interacción trófica no es posible alcanzar el RMS al mismo tiempo en todos los stocks», lo ignoran después cuando comparan para cada una de las regiones la suma de las capturas recientes de las poblaciones seleccionadas, ya que lo hacen con la suma de los RMS que estiman para cada especie de forma independiente».

En el caso de las aguas ibéricas, los biólogos discrepan con Oceana en que la situación de las especies que marcan tendencia en las pesquerías demersales es dramática, «en absoluto», apuntan a la vista de los datos del ICES.

Así, De Cárdenas y Fernández señalan que el método utilizado proporciona una imagen distorsionada del estado de las pesquerías, ya que da igual peso a los stocks de los que se tienen datos que a los que se desconoce su situación. Por tanto, la visión del informe de Oceana es «muy sesgada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La flota se encomienda a los Veintiocho para sortear la «segadora» de Bruselas