Pamela Anderson pasa de vigilar playas a ser activista contra la salmonicultura

La iniciativa surgió a raíz de la decisión de Canadá de otorgar a las granjas de salmón de la isla de Vancouver licencias por seis años en lugar de contratos anuales


Redacción / La Voz

No es la primera vez que los conservacionistas fichan conocidos personajes del mundo de la farándula para defender sus causas. En su día, Miguel Bosé sirvió de altavoz a Greenpeace y WWF para alertar del riesgo que corría el atún rojo. El televisivo Ted Danson, que hace años tuvo un bar en la caja tonta, se alió con Oceana para dar la voz de alarma sobre la situación de los mares y océanos. Y ahora, los ecologistas canadienses han bajado a la playa en busca de vigilantes para poner una cara conocida al frente de su causa: la lucha contra la salmonicultura. Dieron con Pamela Anderson, que ha verbalizado el mensaje de la nueva campaña de la organización Sea Shepherd -sí, la misma que acabó con los últimos piratas de la Antártida, entre los que supuestamente había intereses gallegos-, denominada Virus Hunter (Cazador de Virus), contra la cría de salmón en aguas canadienses.

La iniciativa surgió a raíz de a decisión del Gobierno de Canadá de otorgar a las granjas de salmón de la isla de Vancouver, en Columbia Británica, licencias por seis años, en lugar de los contratos anuales que se venían haciendo, una ampliación que ha despertado preocupación entre los ambientalistas.

Estos han decidido iniciar una investigación sobre los peligros asociados con la explotación de los sitios durante un tiempo más prolongado, recogió la publicación digital especializada Fis.com.

La organización Sea Shepherd Conservation Society se ha asociado con la bióloga Alexandra Morton, una ferviente opositora de la salmonicultura; el ecologista David Suzuki, la actriz devenida en activista Pamela Anderson y el líder de las Primeras Naciones Ernie Crey, quienes darán a conocer detalles sobre la Operación Virus Hunter (Cazador de Virus) para investigar las granjas de salmón de Columbia Británica.

Anderson servirá de altavoz a las tesis de la bióloga Alexandra Morton, ferviente opositora de la salmonicultura, que clama que Canadá no puede decir que está protegiendo los océanos, incluido el salmón salvaje, si al mismo tiempo permite que la industria acuícola libere residuos en la mayor ruta de migración de salmón del mundo.

En su opinión, prohibir el uso de jaulas marinas y transferir los peces de cultivo a tanques en tierra sería lo mejor que puede hacerse para proteger al salmón salvaje.

En el otro bando, Jeremy Dunn, director ejecutivo de la Asociación de Productores de Salmón de Columbia Británica, defendió la medida del Ministerio de los Océanos explicando la seguridad jurídica y financiera que les otorga esa ampliación de las concesiones. Dunn insiste en que tiene «una gran preocupación por el salmón salvaje», pero cree que los productores no deben ser culpados por los problemas ambientales que tienen su origen en el cambio climático.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pamela Anderson pasa de vigilar playas a ser activista contra la salmonicultura