Las repercusiones del «brexit» en la pesca: Preguntas aún sin respuesta

Los pescadores británicos, hasta el referendo callados, confiesan ahora que cruzaban los dedos para abandonar la UE


La decisión de los británicos ha sido clara. Y en las zonas costeras, donde han apostado fuertemente por el brexit, todavía más. Los pescadores británicos, hasta el referendo callados, confiesan ahora que cruzaban los dedos para abandonar la UE. Eso es lo único que está claro, porque son muchas las preguntas que quedan en el aire y más las cuestiones por aclarar.

Acceso a las aguas

Convenio de pesca. Habrá que fijar el régimen bilateral de acceso a las aguas. Establecer fórmulas para que la flota gallega no tenga que abandonar la zona inglesa de Gran Sol y que los británicos, por su parte, sigan faenando en aguas comunitarias.

Aranceles

Mercado. Los inversores gallegos en suelo británico temen tener que pagar aranceles por enviar su producto a España, principal cliente, que absorbe el 90 % de sus exportaciones de pescado -50 millones en total-. Lo más probable es que el pacto cambie mercado por acceso a las aguas.

Tripulaciones

Emigrantes. El brexit significaría también el fin de la libre circulación de personas. Qué ocurrirá con las decenas de marineros gallegos que trabajan en barcos británicos es otra de las cuestiones que quedan en el aire y que habrá que negociar. Por lo de pronto, los armadores ya temen una reedición de la Mercant Shipping Act, cuando tuvieron que mudar para suelo británico su residencia y enrolar a profesionales de esa nacionalidad para encargarse, al menos sobre el papel, de los puestos de mando de los pesqueros.

Inversiones

Devaluación. Aunque dan por hecho que sus inversiones seguirán teniendo seguridad jurídica, sí temen que, con la depreciación de la libra, sus empresas, con balances en esa moneda, pierdan valor. Si eso se conjuga con la imposición de aranceles puede ser un cóctel explosivo para la viabilidad de las sociedades. También falta por saber si se impone tener un socio local para poder seguir operando.

Malvinas

Áreas de influencia. Otra incógnita atañe a las aguas de territorios como las islas Malvinas, de clara influencia británica. En ese protectorado faenan más de una quincena de buques de capital mixto que esperan conocer si les llegará hasta las aguas occidentales las turbulencias del brexit.

Jurisdicción marítima

Resolución de conflictos. El Reino Unido se irá de la Unión Europea, pero no puede levantar el muerto para salir de Europa, será un vecino con el que probablemente surjan roces y ahora no estará Luxemburgo para resolver los litigios. Tendrá que ser el Tribunal del Mar que, precisamente, tiene su sede en Londres, como la OMI.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las repercusiones del «brexit» en la pesca: Preguntas aún sin respuesta