Tailandia asume el pacto contra la pesca ilegal de la FAO para seguir exportando

El reino asiático trata de evitar la tarjeta roja que le impediría vender a Europa


redacción / la voz

Tailandia acaba de adherirse al nuevo acuerdo internacional impulsado por la FAO contra la pesca ilegal. El pacto, suscrito por 30 países, entrará en vigor el 5 de junio. La embajada real tailandesa informó de esa incorporación hace unos días mediante un comunicado, en el que subrayaba su «compromiso» con los «estándares legales internacionales en la lucha contra la IUU», siglas en inglés de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Tras estampar su rúbrica en ese acuerdo, Tailandia se compromete formalmente a incrementar el control de barcos pesqueros con bandera extranjera y a dejar de importar pescado capturado fuera de la ley. También a intercambiar información con otros Estado en la lucha contra la pesca ilegal.

Lo que las autoridades tailandesas no dicen es que hasta el momento han sido permisivas con los piratas del mar y por eso pesa sobre ese país asiático una amenaza formal de la Unión Europea de dejar de comprarles pescado. La adhesión al tratado de la FAO es un paso más de Tailandia para intentar evitar a toda costa que la tarjeta amarilla que le mostró hace unos meses la Comisión Europea cambie al color rojo. Si esto ocurriera, el reino, tercer mayor exportador de pesca a nivel mundial, perdería unos clientes a los que ahora factura 736 millones. Las exportaciones pesqueras del país asiático a la UE representan el 10 % de las ventas al exterior totales, que se mueven sobre los 7.000 millones. Todo un negocio que Tailandia no puede permitirse el lujo de perder.

A raíz de las primeras amonestaciones por no luchar de forma convincente contra la pesca ilegal, el país quiso lavar su imagen y adoptó una serie de iniciativas para esquivar la tarjeta roja. En los últimos meses creó el centro de mando de lucha contra la pesca ilegal (CCCIF), dependiente de la Armada Real Tailandesa, y estableció 28 puntos de control en otros tantos puertos para mejorar la inspección de los barcos de más de 30 toneladas. En materia legislativa, aprobó una ley de pesca con 176 artículos que entró en vigor en noviembre pasado y reformó 52 disposiciones para endurecer la lucha contra la pesca ilegal.

También ha reforzado las inspecciones en los barcos y en fábricas de procesado de pescado e instalado sistemas de seguimiento por satélite a los buques de más de 60 toneladas, entre otras medidas. También ha legislado contra la explotación infantil y los abusos laborales.

Tailandia confía en que su adhesión al acuerdo contra la pesca ilegal de la FAO sea ya la prueba definitiva que convenza a la Comisión Europea de su compromiso contra los piratas. Hace unos meses huyó de ese país el Taishan, un buque pirata supuestamente vinculado a armadores gallegos, que abandonó las aguas sin que los funcionarios se enterasen o se quisiesen enterar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tailandia asume el pacto contra la pesca ilegal de la FAO para seguir exportando