La conserva apuesta por la tecnología para competir con el bajo coste de Asia

De las factorías gallegas salió el 77 % de la producción española de especies enlatadas


vigo / la voz

España es el segundo productor mundial de conservas. Y Galicia aporta un 77 % de este éxito. Pero la industria de la transformación es consciente de que no puede competir contra el sudeste asiático en condiciones laborales. Para combatir esta amenaza, con Tailandia a la cabeza, la patronal del sector tiene claro que el futuro está en la tecnología y la innovación.

«El cambio hay que provocarlo», concluía ayer Juan Manuel Vieites, secretario general Anfaco (Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas), tras presentar el balance del clúster del 2015. Es consciente del esfuerzo que tiene que hacer la industria gallega para mantener su liderazgo en una situación de desigualdad. Los países del sur de Asia no tienen solo más trabajadores con salarios mucho menores, sino que, entre otros problemas, su flota atunera no cumple con criterio alguno de sostenibilidad, como sí lo hace la española.

Son dos las patas en las que Vieites insiste como imprescindibles para llevar más lejos a la industria conservera gallega. La innovación y la internacionalización; esto es, vender más en el extranjero. Anfaco puso en marcha recientemente su Centro de Tecnologías Avanzadas de Investigación para la Industria Marina y Alimentaria, que estará a pleno rendimiento en las próximas semanas. Es su tercer centro de estudios científicos especializados en el sector alimentario, tras Cecopesca y las unidades mixtas en Porto do Molle, Nigrán.

La inversión en estos centros supera los 25 millones de euros. Solo en el 2015, supusieron para Anfaco ingresos de 5,7 millones, un 4 % más que el año anterior. El 78 % de la financiación es privada y cuenta con 453 clientes nacionales y 31 extranjeros. El centro tecnológico tiene en marcha 75 proyectos de innovación y desarrollo y contratos con 60 empresas.

Entre los proyectos de investigación más importantes que se están llevando a cabo se encuentra el Mytitox, que según explicó el secretario general de Anfaco, es una aplicación industrial «para la detoxificación de mejillón mediante el procesado con nanopartículas», anticipándose de este modo a la contaminación en la batea.

El proyecto Mussel también está relacionado con los bivalvos, concretamente, para desarrollar un sistema de alerta que detecte «de forma automática contaminantes y episodios tóxicos en el cultivo del mejillón».

Más exportaciones

En cuanto al mercado extranjero, las exportaciones de conservas aumentaron en el 2015 casi un 7 % en volumen y un 6 % en valor. Los países que más conserva importaron fueron Italia, Francia, Portugal, Alemania, Reino Unido, EE.UU., Argelia, Chile y México. Asia supuso solo un 0,7 % del total de las exportaciones españolas, en toneladas.

La conserva más exportada es la de atún. En el 2015 salieron de la frontera española 98.491 toneladas de conservas de pescados, un 5,89 % más que el año anterior. Le siguen en volumen las sepias (13.460 toneladas), las anchoas en salazón (5.339) y las sardinillas (2.999).

El sector repunta, factura más de 1.500 millones y mejora el precio de sus productos

El sector conservero cerró el año con un leve crecimiento del 0,6?% hasta los 1.500 millones de euros. Refugio alimentario tradicional durante las crisis, la previsión de Anfaco para el 2016 es positiva, tanto en producción como generación de empleo. Los datos de Anfaco indican que el sector marino y conservero son fundamentales para la comunidad, formado por 2.500 empresas. Aportan el 10 % del PIB gallego, y el 17 % de las ventas al exterior de Galicia (3.100 de los 18.831 millones de euros totales).

El cierre del 2015 supuso no solo más ventas y más ingresos, sino que estos aumentaron ligeramente su valor (4,5 %). La industria española produjo más atún claro (1 %), mejillones (1,6 %), pulpo (0,8 %), calamares y chipirones (2,3 %), berberechos (5 %) y almejas (4,3 %). Las conservas de túnidos representan el 68,8 % del total de la producción, seguido de las sardinillas (7,16 %) y la caballa (4,41 %).

En el caso del atún claro, se alcanzaron las 223.033 toneladas, por un valor en el mercado de 766.781 euros con un incremento de su valor del 1,39 %.

Convenio de la conserva

El convenio de la conserva continúa en punto muerto. La patronal y los sindicatos no acercan posturas en un punto clave, la jornada laboral. Los empresarios quieren que se incluyan el sábado y el domingo, porque hay industrias que ya trabajan estos días y quieren dotarse de seguridad jurídica en el convenio. Pero los sindicatos ven en ello un intento de precarizar el empleo. Tampoco hay acuerdo, de momento, en el incremento salarial, que los empresarios quieren ligar a un aumento del horario de trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La conserva apuesta por la tecnología para competir con el bajo coste de Asia