El minifundismo ataca a la xarda

Mientras en el resto del Cantábrico se impone la gestión conjunta, en Galicia han surgido hasta 10 alianzas para distribuirla


redacción / la voz

Galicia no debe haberse aprendido bien su historia y por eso parece condenada a repetirla. Con todos sus errores, de paso. Eso explicaría que se empeñe en trasladar al mar y a la gestión de cuotas pesqueras el minifundismo que siempre se ha tenido por un mal del campo gallego. Eso es palpable con un simple vistazo al BOE (Boletín Oficial del Estado) de ayer, en el que aparecieron publicadas las cuotas de caballa que corresponden a los buques de cerco que operan en las zonas VIIIc y IXa durante el año 2016. Además de qué cantidad le toca a cada embarcación, figura también la fórmula que cada armador ha elegido para su gestión. Mientras en el resto de las comunidades autónomas (el País Vasco, Asturias y Cantabria) se impone la gestión conjunta en el marco de una única organización de productores o federación de cofradías -apenas un puñado de armadores han decidido ir por su cuenta y quedarse al margen de la colectividad-, en Galicia aparte de la veintena larga de embarcaciones que han decidido ir por libre, han surgido hasta una decena de entidades asociativas para gestionar los cupos de aquellos que han decidido sumar sus posibilidades de xarda.

A tenor de lo publicado en el BOE, hay alianzas en las que se reúnen las cuotas de dos embarcaciones, como es el caso de la Cofradía de Malpica o el de la Cofradía de Cambados.

El minifundismo no se para ahí. Hay incluso subdivisiones, como ocurre entre los afiliados a la Sociedad Cooperativa Santa Eugenia (Ribeira), donde la gestión conjunta se divide en dos y se unen los cupos del grupo 1 por un lado y los del grupo 2, por otro. Eso por no entrar en que en la relación figura el nombre de una gestoría que declinó «declarar nada al respecto» ni aclarar en calidad de qué figura en el BOE.

Acerga «adelgaza» a 93 barcos

La mayoría de las 148 embarcaciones de cerco con base en Galicia todavía siguen optando por la gestión conjunta bajo el paraguas de Acerga (Asociación de Armadores de Cerco de Galicia), aunque en esta campaña sus huestes aparecen bastante mermadas con respecto al pasado ejercicio. En esta temporada han sumado sus cupos un total de 93 embarcaciones, de las 120 que se habían aliado en el 2015. Y es que «uns cansáronse e non quixeron seguir pelexando e outros foron invitados a irse», explicó Andrés García, representante de Acerga.

Minoritarios

La Cooperativa de Ribeira gestiona la cuota de 6 barcos; la Cofradía de Portonovo, la de 5 embarcaciones; Cerqueiros do Barbanza suma la de 4; Cerqueiros Galegos se ocupa de la de 2, al igual que las cofradías de Malpica, Cambados y la OPP Lugo, que además tiene otros 5 en gestión individual.

«Isto é a Galicia profunda», se lamentaba ayer Andrés García, que recurrió al sarcasmo para criticar al Gobierno gallego: «O traballo por parte da consellería está ben feito». Porque durante el conflicto por el jurel, que tuvo acampados durante tres meses a los armadores de 120 embarcaciones de cerco, la directiva de Acerga insistió en hacer ver que desde Mar no se estaba haciendo más que dividir al sector en vez de intentar acercar posturas.

Lo cierto es que la conselleira Rosa Quintana aseguró en varias ocasiones que lo mejor sería que todos optasen por la gestión conjunta, aunque siempre aclaró que esa fórmula no podía imponerse desde la Xunta y que debía decidirla el propio sector. Lejos de eso, los armadores han emprendido el camino inverso al recomendado por la Administración.

El cerco vaticina más estrecheces con la cuota recortada un 15 %

Así como aumentaron el jurel en un 27 % en el Cantábrico y un 15 % al sur de Fisterra, los ministros de los Veintiocho acordaron en diciembre pasado meter la tijera al total admisible de capturas (TAC) de caballa. Este año, las embarcaciones que se dirigen a esa especie (arrastre, cerco y artes menores) dispondrán de un 15 % menos de posibilidades de captura.

«Si xa antes era escasa, ¡como vai ser agora, se se baixou un 15 % máis!». Al representante de Acerga y patrón mayor de Sada, Andrés García, no le cabe ninguna duda de que habrá problemas en la presente campaña de pesca y, recurriendo al tono sardónico, ensalzó «o gran traballo da consellería», que se afana en recordar que desde que el Partido Popular retomó las riendas de los asuntos pesqueros autonómicos, en el año 2009, los cupos para el cerco se han incrementado un 52 %, pero «nunca tantos problemas houbo coas cotas».

Distribución

El tope total de caballa que le corresponde a España se divide a su vez en tres porciones. El 34,29 % se reparte entre las 272 embarcaciones de cerco del Cantábrico Noroeste, el 28,74 % entre los arrastreros de fondo que operan en ese caladero y el 36,97 % restante entre los de otras artes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

El minifundismo ataca a la xarda