El arrastre va a por todas para exigir a los lusos el descanso semanal

Plantean al Gobierno que deje esta flota fuera del pacto de pesca y se permita el libre acceso a las aguas


Redacción / La Voz

Reforzados por el espaldarazo de la conselleira do Mar, Rosa Quintana, dispuesta a que el próximo convenio de pesca con Portugal incluya a las claras, sin posibilidad de interpretaciones ambiguas, la exigencia de que los arrastreros que faenan en el Cantábrico Noroeste cumplan todos el descanso semanal independientemente de la bandera que ondeen, los armadores de arrastre de litoral afrontan en posición firme la reunión que el lunes mantendrán en Madrid para conocer la evolución de las negociaciones con las autoridades lusas.

Esta vez serán inflexibles y no dejarán pasar cambios como los que en el 2014 permitieron volver a trabajar sábados y domingos a los portugueses tres meses después de que suscrito y celebrado el acuerdo.

Las principales asociaciones de arrastre de litoral del Cantábrico se han unido para reclamar que el próximo acuerdo de pesca con Portugal -el actual expira en marzo- incluya esta cláusula: «Queda prohibida la pesca con artes de arrastre los fines de semana para los buques que faenan en virtud de este convenio en las aguas jurisdiccionales españolas».

Libre acceso a las aguas

De no aparecer esa disposición en el acuerdo porque Portugal no esté dispuesta a aceptarlo - algo que, según el sector, no parece descabellado por la «presión política que ha hecho una parte de la flota a la Administración lusa», el sector aboga por «dejar fuera del convenio el acuerdo relativo a la pesca en las aguas continentales de ambos países». Esto es, aplicar la normativa comunitaria de libre acceso a las aguas continentales portuguesas y españolas para las flotas de arrastre y, «por supuesto, en las mismas condiciones», sin perjuicio del mantenimiento del resto de los acuerdos relativos tanto a la pesca del cerco y otras artes, así como en el arrastre en el golfo de Cádiz y los acuerdos fronterizos del Guadiana y el Miño.

El sector sostiene que ese libre acceso es una de las posibilidades que siempre ha aterrorizado a la Administración portuguesa, «que non quere ver á Armada Invencible nas súas augas», dice Torcuato Teixeira, secretario xeral de Pescagalicia.

Ocurre que, hasta ahora, el acuerdo con Portugal limita a una treintena los barcos españoles que pueden faenar en aguas lusas y viceversa. Además, la Administración española obliga a sus barcos a renunciar al censo que permite trabajar en el Cantábrico Noroeste si se opta por faenar en la costa portuguesa, incompatibilidad que no tienen los lusos. El libre acceso que reclaman permitiría a los arrastreros españoles faenar tanto en el Cantábrico, como en la zona IXa, desde Fisterra al golfo de Cádiz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El arrastre va a por todas para exigir a los lusos el descanso semanal