El cerco seguirá con las protestas, aunque asume que está cerca la vuelta al mar

Los marineros continúan su encierro pendientes de si Madrid decide cambiar el reparto

;
Encierro de los marineros del cerco en el ayuntamiento de A Coruña Encierro de los marineros del cerco en el ayuntamiento de A Coruña

A Coruña, Ribeira / La Voz

Armadores, marineros y familiares del cerco completaron el miércoles su segundo día de encierro en los edificios consistoriales de A Coruña, Bueu y Porto do Son con la intención de seguir con las medidas de presión y con pocas esperanzas puestas en la reunión que este jueves se celebra en Madrid para analizar su situación y con la percepción cada vez más clara de que seguir sin salir a faenar empieza a resultar insostenible, después de tres meses de paro.

Los tripulantes encerrados en el Palacio de María Pita de A Coruña avanzaron que su intención es volver en las próximas semanas a trabajar, pero manteniendo las movilizaciones para que se elimine el actual reparto de cuotas, que consideran injusto porque «privatiza» el mar y genera fuertes desequilibrios. «Xa sabemos todos o que van traer de Madrid: nada. A xente ten que saír a traballar. Vamos ir traballar mal, por necesidade», adelantó Marcos Alfeirán, de la directiva de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), quien considera que el inminente regreso al mar «non ten volta».

Frente a esta certeza, el sector deberá decidir todavía en asamblea qué hará ante la propuesta presentada el martes por la Xunta para fijar un mínimo de capturas anuales de entre 10.000 y 20.000 kilos y tras conocer el resultado del encuentro del jueves en el Ministerio de Agricultura, que seguramente analizarán el viernes. «Pola reunión que tivemos onte [el martes] na consellería, xa non esperamos moita cousa. Saímos bastante desgustados», concluyó Alfeirán.

Recogida de firmas

En Portosín, los vecinos que el miércoles acudían a realizar sus gestiones a la casa consistorial se daban de bruces con el campamento montado por armadores y marineros, que además de explicar a quien quisiera oírles su situación, animaban a todo el que entrada a firmar su petición de un reparto más justo de las cuotas. Porque eso es lo que demandan: «Estamos pedindo algo xusto, que a cota se reparta mellor». Unas 30 personas participan en el encierro en el concello, y a ellos se suman durante el día amigos y familiares para darles aliento: «Somos máis de 5.000 persoas que estamos nunha situación desesperante», enfatizaba un armador.

También ellos esperan poder abandonar cuanto antes las protestas, aunque no tienen puestas demasiadas esperanzas en la reunión del jueves. Y advierten de que lograrán su objetivo. Están seguros de que lo conseguirán más pronto que tarde y lanzan un mensaje a la conselleira: «Voltaremos ao mar a traballar, a defender as nosas empresas e a sacar adiante ás nosas familias. Cada día estamos máis preto de gañar, e a conselleira, máis lonxe do seu despacho de San Caetano, porque esta guerra hai tempo que a gañamos».

Madrid evalúa con el sector las campañas de la xarda y el jurel

En los albores del conflicto del cerco, el secretario general de Pesca, el gallego Andrés Hermida, se comprometió a sentarse al final de la campaña con todo el sector para evaluar cómo estaba funcionando el sistema de reparto de cuotas y aplicar correcciones. Ha llegado ese día. Hermida ha convocado para este jueves a las comunidades autónomas y al cerco para hacer balance de la campaña de la xarda y del jurel, además de las de la sardina y la anchoa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El cerco seguirá con las protestas, aunque asume que está cerca la vuelta al mar