España se libra de la cuota que la NAFO perseguía para el alfonsino

La oposición de Rusia y las pretensiones españolas consiguieron aplazar el cupo


redacción / la voz

La flota española que faena en aguas de la NAFO (Organización de Pesquerías del Atlántico Norte) podrá seguir capturando el año que viene alfonsino sin la cortapisa de tener que medir toneladas o días de pesca. Y es que en la cumbre que la semana pasada se cerró en Halifax, las partes contratantes analizaron una propuesta que pretendía limitar por jornada de pesca o total admisible de capturas (TAC) la captura de esa especie en una zona de montes submarinos que pretendía proteger. La oposición de Rusia por un lado y la pretensión española de que se reconociese «la actividad ejercida por sus buques como requisito imprescindible para poder regular la pesquería» -esto es, acaparar la mayor parte de la cuota que se habilitase- hizo que las partes contratantes se echasen atrás y prefiriesen darse un tiempo para evaluar en conjunto «el derecho de acceso y las medidas de regulación», señala Agricultura en un comunicado. El mismo en el que certifica la «estabilidad» que ofrecen para la flota gallega las cuotas pactadas en la última cumbre de la organización regional de pesca (ORP).

Iván López, presidente de Agarba, que estuvo presente en la cumbre al lado Edelmiro Ulloa, por parte de la Cooperativa de Armadores de Vigo, explicó que la cuota que se ponía sobre la mesa como arranque, en torno a 200 toneladas, coincidía prácticamente con la cantidad de alfonsino que captura la flota española, que, por otra parte, es la única que lo hace.

Lo pesca Galicia y lo come Rusia, que, sin embargo, no se opuso por miedo a quedarse sin provisiones, si no por temor a que los límites a la pesca se extiendan más adelante a otras actividades.

Arte semipelágico

Que la captura de alfonsino no se prohibiese a pesar de que se realiza en un monte marino obedece a que no se captura con arrastre, sino con un arte semipelágico que no toca el fondo.

La convención ha ampliado las zonas de protección en la NAFO, al cerrarse a la actividad pesquera en las montañas submarinas, al ser lugares de importancia para los ecosistemas vulnerables marinos, ampliando de este modo las zonas protegidas. El Gobierno español destaca que esa acotación ha sido posible gracias a la información obtenida en las campañas de investigación del IEO.

López apuntó que este cierre no afecta a la flota gallega, pues en esas montañas submarinas ya no había actividad pesquera. No sin socarronería, el representante de Agarba señaló que esta es la primera vez que Canadá no lleva a la cumbre una propuesta de cierre de zonas y no ocultó que puede tener que ver con las prospecciones petrolíferas que está realizando en su plataforma.

Cupos para España

4.000 toneladas. Fletán. Esas son, tras el recorte del 5 % impuesto al TAC, las posibilidades de pesca para España.

13.931 toneladas. Bacalao. El cupo aumentó un 1 %, cuando la propuesta científica era la de recortar un 10 % la cuota.

8.771 toneladas. Gallineta. Pescarán 7.000 en Terranova y 1.771 en la zona 3O, aunque hay posibilidades adicionales.

Solo un barco sísmico dio parte de un incidente debido a las prospecciones petrolíferas

Que Canadá no haya estado en esta cumbre tan beligerantemente activa en materia medioambiental puede que tenga mucho que ver con la búsqueda de hidrocarburos en su plataforma. Busca petróleo allí donde pescan los barcos extranjeros, entre ellos los gallegos, pero también donde solo pueden faenar quienes llevan su bandera. Y esas interferencias está causando problemas al Gobierno tanto fuera de casa como dentro, donde la flota local protesta por la presencia de barcos sísmicos que entorpecen sus actividades.

Iván López admite que Canadá tiene derecho a autorizar a las petroleras a prospectar el terreno, pero considera que deben establecerse protocolos de colaboración para evitar encontronazos. Porque si la Ley del Mar autoriza a Ottawa a explorar su plataforma, la de Navegación la obliga a compartir la columna de agua que hay más allá de sus 200 millas y a establecer protocolos de colaboración para hacer compatibles ambas actividades.

Coordinación

López achacó los roces a la altanería de los capitanes de los buques sísmicos, que impusieron su derecho y ordenaron a la flota a guardar 20 millas de distancia de su posición solo por cuestión de su tamaño cuando lo que habrá que hacer es «establecer protocolos de coordinación». Ahora bien, admitió que la flota pesquera, pese a las protestas, no ha reportado ningún incidente ni lo ha registrado en el libro de navegación, con lo que no hay constancia de esos encontronazos. Es más, «el único que hay reportado es el realizado por un buque sísmico».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

España se libra de la cuota que la NAFO perseguía para el alfonsino