Exmarineros gallegos se preparan para un lustro de pleitos contra Oslo

Conocer la jurisprudencia del Tribunal de Estrasburgo alentó a los afectados


Redacción / La Voz

Si Rosalino Abal hoy cobra una pensión de jubilación no es por los 19 años que pasó sobre la cubierta de cargueros y quimiqueros noruegos, si no por el tiempo que estuvo detrás del mostrador de su ferretería en Boiro. José Castro Sanmiguel cobra el retiro por Noruega, pero en ese ingreso faltan por computar 21 de los 30 años que estuvo enrolado en mercantes noruegos, justo los que van de 1973 al 94, cuando el país nórdico se integró en el Espacio Económico Europeo (EEE) y a Oslo no le quedó más remedio que reconocer el derecho a pensión de los extranjeros no residentes.

Ayer, Rosalino y José, como las decenas de marineros que acudieron a la Facultade de Dereito de A Coruña para escuchar a la letrada jefa de división del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Carmen Morte, salieron convencidos de que hay que demandar a Noruega y reclamar la pensión que ese Gobierno negó a unos 12.000 trabajadores, en su mayoría gallegos, por no ser residentes cuando se la concedía automáticamente a sus nacionales ya tuvieran casa en Oslo o en Tombuctú. El profesor de Dereito do Traballo Xosé Manuel Carril lo tiene claro: es una discriminación por razón de nacionalidad que vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Ahora bien, como España ya mostró su nula voluntad política de presentar una demanda interestatal contra Noruega ante el Tribunal de Estrasburgo, tendrán que ser los propios afectados, individual o colectivamente, los que actúen contra el país que les negó el retiro y agotar la vía judicial en sus tribunales. Y eso, posibles tácticas dilatorias aparte, requiere un margen de «3 ou 4 anos», según Carril. A lo que habría que sumar los dos que, en cálculos de Carmen Morte, podría tardar en resolver el Tribunal Europeo de Derechos Humanos si el caso no entra en Estrasburgo como prioritario.

En torno a un lustro se tardaría en tener una sentencia contra Noruega. Que sería a su favor lo dan prácticamente por hecho. Y no porque así se lo haya trasladado la letrada del Tribunal de Estrasburgo, sino por las esperanzas que abrieron entre el público los ejemplos de casos en los que la instancia para la que trabaja ha reconocido vulneración de derechos, como la protección de la propiedad (se entiende la seguridad social como una posesión), por razón de nacionalidad, sexo o etnia. «¡A Estrasburgo, xa!». Aunque haya que esperar un lustro que, muchos, quizá no tengan por delante.

La elevada edad de los demandantes podría convertir el caso en prioritario para Estrasburgo

Además de infundir esperanzas entre los miembros de Long Hope, la asociación que agrupa a los jubilados afectados, la letrada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) aclaró muchas de las dudas que tenían los ex marineros. Como que las posibilidades de obtener un fallo positivo en Estrasburgo sin agotar antes la vía judicial en Noruega son nulas. O que es difícil que un caso como el suyo, en el que se evalúa el derecho a la propiedad, no obtendría la categoría de prioritario aunque se puede hacer valer la elevada edad de los demandantes para que tenga esa consideración y en ese caso podría estar resuelto en 13 meses. Y que si el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) resuelve favorablemente la cuestión prejudicial en la que se personó el Gobierno español en la que marineros austríacos reclaman a Holanda una pensión de jubilación también porque se les discriminó por razón de nacionalidad, tendrían igualmente que presentar demanda contra Noruega.

De que van a ir a los tribunales nórdicos no hay duda. Alberto Paz, portavoz de Long Hope, ya anunció la visita del abogado que los defenderá en Noruega para el 19 de julio. Ahí se cerrarán los flecos para iniciar la batalla judicial, una batalla que renunció a dar el Gobierno español, blanco, con el gallego de las críticas del colectivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Exmarineros gallegos se preparan para un lustro de pleitos contra Oslo