«Matáronme o marido e o fillo, pero non recibín ningunha indemnización»

Seis años después de la matanza de Burgás, la superviviente no cobró ni un euro

;
El espeluznante crimen de Xermade: una colilla delató al asesino Han pasado seis años de la horrible matanza perpetrada en una casa de Burgás. Dos encapuchados mataron con un machete a un padre y a su hijo y dejaron gravemente herida a la mujer

lugo / la voz

Seis años después de la matanza de Casas Novas (Burgás-Xermade), la superviviente no cobró ni un euro en concepto de indemnización. «Matáronme o marido e o fillo e aínda por riba ninguén se fai cargo da compensación que me corresponde», expresó días pasados Domitila Rodríguez Souto, de 83 años, que milagrosamente salió con vida tras la noche de masacre en su casa. En ese inmueble sigue viviendo la mujer, en compañía de algunos familiares.

«Todo está na man do avogado, pero non sabemos nada», apuntó con respecto a la indemnización que estableció para ella la sentencia, concretamente 128.000 euros. Hay un problema muy importante: el joven que fue condenado por los hechos, Brais Lozano, es insolvente. Por lo tanto es también complicado que la hija de Domitila perciba 19.000 euros, como así quedó establecido en el fallo judicial.

Lozano también debía pagar 29.000 euros a los familiares de las víctimas de la matanza: Víctor Hermida Purriños, de 74 años y su hijo Eulogio, de 51. Asimismo, la justicia acordó que pagase los gastos que supuso salvarle la vida a Domitila, que fue ingresada en gravísimo estado como consecuencia de las heridas sufridas la noche del doble crimen. Todo apunta a que los autores del hecho abandonaron la casa creyendo que habían matado a todos los que estaban en ella.

«Foi algo moi duro. Pense que eu estaba no hospital sen acordo e o meu marido e o meu fillo estaban sendo enterrados no panteón», explicó la mujer que sobrevivió al horror. La sentencia destaca que esa noche en casa de Domitila hubo «perversidad y complacencia de los autores con el sufrimiento».

Domitila, después de que los médicos le salvaran la vida, volvió de nuevo a Casas Novas; pasó una temporada en Ferrol y, de nuevo, volvió a su casa. Quería, dijo, recobrar la normalidad cuanto antes, haciendo sus cosas, atendiendo a la huerta y a cuidar de sus nuevos perros, Milu y Willy.

«Só Deus sabe o sufrimento que eu vivín. Deixemos a cousa así. Hai que aguantar hasta que se poida», dijo Domitila. El testimonio que esta mujer ofreció durante la celebración del juicio, fue considerado para el jurado popular como «inequívoco y cierto», de acuerdo con lo expresado por el magistrado ponente en la sentencia del caso, que se dio a conocer dos años y medio después de ocurridos los hechos que conmocionaron Xermade.

La semana pasada acompañaba a Domitila en la casa del suceso su yerno. Fue él quien la acompañó a declarar ante el jurado popular en la Audiencia. Esta persona, que residió durante algún tiempo en Londres, dijo que trataban de que el doble crimen dejase ya de tener repercusión y pidió no darle repercusión. Confirmó que el asunto seguía en manos de un abogado.

Brais Lozano, que cargó con toda la responsabilidad de lo ocurrido, tras la muerte de Juan José Calaza, conocido como el Pibe, está en prisión. La condena que le impusieron fue de casi 56 años. Luchó para que el Supremo tumbase la sentencia emitida tras el veredicto de culpabilidad emitido por el jurado popular en Lugo, pero no lo consiguió. En su momento, algunos allegados expresaron que recurriría a Europa, pero nunca más se supo de la situación.

«Só Deus sabe o sufrimento que eu vivín», asegura la mujer atacada por los asesinos

El condenado por el doble crimen, que cumple una condena de 56 años, es insolvente

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

«Matáronme o marido e o fillo, pero non recibín ningunha indemnización»