El cura que añora la Iglesia de la transición

Un párroco chairego critica que se intervenga para colaborar en la investidura de Rajoy


Vilalba

AL cardenal Vicente Enrique y Tarancón se le reconoce un notable protagonismo en el final del franquismo y en la transición: su homilia en los Jerónimos y sus discretos pero seguramente eficaces movimientos para que en España no hubiese un partido confesional son gestos reconocidos. Han pasado casi 40 años, pero algunos echan de menos que «mantuvo en tiempos difíciles la neutralidad de la Iglesia en temas políticos y partidarios». El sacerdote Luis Rodríguez Patiño, párroco en zonas de Xermade, de Guitiriz, de Aranga y de Monfero, lamenta que la Conferencia Episcopal exhiba actualmente una postura distinta y se atreva a sugerir que el PSOE se abstenga para facilitar la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

Patiño, que en no pocas ocasiones se aleja de los habituales puntos de vista de la jerarquía, asegura que la Iglesia parece mover «sus fichas» para conservar «privilegios que con otros partidos en el gobierno se le acabarían», hasta el punto de que no le importa «enfangarse en los temas partidarios». En su opinión, la Iglesia debería de preocuparse por asuntos «mucho más importantes», como denunciar la corrupción, interesarse ante el hecho de que «la lacra del paro no desaparece» o inquietarse al ver que «persisten los recortes» en educación o en sanidad. 

El párroco opina que «la Iglesia debe ser neutral en política partidaria y sí acogedora y cercana con todos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El cura que añora la Iglesia de la transición